El colectivo LGTBI llama a una gran concentración contra la retirada de los bancos arcoíris de la Escandalera

Bujarra, Disex Asturies, Kaleide y Xega unen fuerzas para exigir que «uno de los símbolos de Oviedo» se mantenga en el centro

Banco arcoiris situado en la plaza de La Escandalera
Banco arcoiris situado en la plaza de La Escandalera

Oviedo

El bipartito -PP y Ciudadanos- ya ha dejado claro que aprovechará la reforma de la Escandalera para retirar los bancos arcoíris, pero una parte de la ciudadanía ovetense está dispuesta a dar batalla. El colectivo LGTBI no se resigna a perder uno de «símbolos de la ciudad» y ha convocado una gran concentración para el próximo sábado (a las 17.00 horas) en la céntrica plaza. Bujarra, Disex Asturies, Kaleide y Xega han unido fuerzas para conseguir movilizar al mayor número posible de personas.

Los cuatro colectivos pretenden demostrar al equipo de gobierno con la concentración que «sus continuos ataques, no solo al colectivo LGTB sino también al resto de colectivos sociales, no van a quedar sin respuesta». «Pretenden, al amparo de una supuesta reforma, eliminar los bancos arcoíris, tan queridos por muchos y símbolo de la diversidad de la ciudad», explican los convocantes, quienes también apuntan que «tampoco olvidamos que esa reforma puede traer consigo un reforma profunda de la plaza, que podría hacer que ya no sea viable para reivindicaciones sociales».

Por todo ello, los colectivos LGTBI piden «unidad de todos los actores sociales, porque esto nos afecta a todos».

Una decisión polémica

Desde que el bipartito formase equipo de Gobierno en el mes de junio, el asunto de la retirada de los bancos arcoíris ha sido recurrente. En un primer momento, el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, aseguró que la gente le paraba por la calle para pedir que los retirase. Aunque dejaba entrever que su intención era cambiarlos, el ayuntamiento no acababa de hacer públicas sus intenciones, hasta que el pasado mes de diciembre explicaron sus planes.

Canteli aseguró que aprovecharían la reforma de la plaza, que tendrá un coste de 43.000 euros, para hacerla más accesible. El objetivo es eliminar las escaleras para que la plaza gane en movilidad. Además, se cambiarán los bancos por otros «más ergonómicos». Aunque la decisión ha levantado polémica en parte de la sociedad, el alcalde ha defendido su forma de actuar y ha pedido que se respete su decisión, ya que, en su opinión, «tan respetable es pintar los bancos como quitarlos». 

Comentarios

El colectivo LGTBI llama a una gran concentración contra la retirada de los bancos arcoíris de la Escandalera