Baterías republicanas del cerco a Oviedo

Guillermo Guiter
guillermo guiter REDACCIÓN

OVIEDO

Artemio Mortera en el búnker de El Cueto
Artemio Mortera en el búnker de El Cueto Tomás Mugueta

07 sep 2020 . Actualizado a las 17:09 h.

De entre las aún abundantes fortificaciones de la Guerra Civil en Asturias destacan con personalidad propia las baterías de artillería acasamatadas y no porque sean privativas de nuestra comunidad, pues consta igualmente la ejecución en otras regiones de obras similares, sino por la mentalidad con que se construyeron. El Cuerpo de Ejército de Asturias tomó la decisión de proteger la práctica totalidad de sus piezas de artillería con casamatas de hormigón armado y, aunque no pudo llevar a término su plan íntegramente, entre marzo y octubre de 1937 construyó tal número de obras de este tipo que un porcentaje muy elevado de sus bocas de fuego se hallaban en la última fecha citada al abrigo de dichas casamatas, en tal cantidad que hoy constituyen un rasgo distintivo de la fortificación asturiana en la guerra civil.

Artemio Mortera
Artemio Mortera Tomás Mugueta

Batería de La Mata

Situada al este, sobre la antigua carretera de Santander en la proximidad de Colloto. Cuatro casamatas para cañones de 75 mm. y obuses unidas entre sí por subterráneos encofrados en ladrillo macizo. Forma parte de un importante conjunto fortificado que contaba con seis nidos de ametralladora, de los que hoy sólo se conservan dos, enlazados por 356 metros de trinchera cubierta, galerías de tiradores avanzadas, puesto de mando y polvorín subterráneo. El emplazamiento artillero de La Mata es el único que ha sido objeto de un informe arqueológico, exigido en este caso por la consejería de Cultura del Principado de Asturias a instancias de Arama.

Batería de Vidayán

Situada al sureste de Oviedo. Tres casamatas para piezas ligeras (obuses de 105 mm.), de las que sólo se conserva una -la más oriental-. Las otras fueron destruidas por la construcción de una urbanización de chalets. No estaban comunicadas entre sí.