Historia de un traidor

OVIEDO

Guerrilleros del maquis, en la etapa posterior a la Guerra Civil. Muchos sufrieron detenciones por infiltrados que trabajan para el servicio secreto franquista
Guerrilleros del maquis, en la etapa posterior a la Guerra Civil. Muchos sufrieron detenciones por infiltrados que trabajan para el servicio secreto franquista

Varios autores acusan al ovetense Laureano González, «El Trilita», de actuar como delator para la Segunda Bis, el servicio secreto franquista

08 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Quién fue este ovetense bravo y misterioso que luchó por la República y fue gravemente herido en la Guerra Civil? ¿En qué momento presuntamente se torció todo, cambió de bando y se hizo delator de la policía secreta franquista?

Varios testimonios acusan a Laureano González Suárez, apodado El Trilita, de espiar, denunciar y ayudar a desmantelar una célula antifascista que operaba contra Franco desde Burdeos. El principal testigo fue el poeta y brigadista argentino, hijo de padres andaluces, Luis Alberto Quesada. Falleció a los 96 años en el año 2015 después de una larga vida con no pocos avatares peligrosos. Quesada se enroló en Madrid a los 16 años en las milicias antifascistas y combatió en la sierra de Guadarrama y fue subiendo en el escalafón de comisario político y también en el militar.

En el frente de Cataluña, se adhiere al comunismo y, al finalizar la guerra, es internado en un campo de concentración francés. También fue utilizado como mano de obra para fortificar la Línea Maginot. Cuando los alemanes ocupan Francia, Quesada llega a Burdeos en bicicleta y organiza junto a otros excombatientes de la Guerra Civil una célula de resistencia. En esa ciudad del suroeste francés, en donde ha contraído matrimonio con Asunción Allué, la Gestapo lo identifica por sus actividades  y lo busca intensamente.