El bipartito niega discrepancias internas sobre el futuro de la fábrica de gas

Durante el pleno muncipal de este martes también ha habido un enfrentamiento entre Ignacio Cuesta, de Ciudadanos, y Cristina Coto, de Vox

Ignacio Cuesta y Alfredo Canteli dialogan
Ignacio Cuesta y Alfredo Canteli dialogan

Oviedo

El alcalde de Oviedo, el popular Alfredo Canteli, y el concejal de Urbanismo, Ignacio Cuesta, de Ciudadanos, han negado este martes que existan discrepancias en el seno del Gobierno local sobre el plan de futuro para las instalaciones de la antigua fábrica de gas.

Durante el pleno municipal de este martes, ambos han cerrado filas ante las críticas del Wenceslao López, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, sobre los planes del Ejecutivo para este conjunto industrial. Los socialistas defienden que sea el Colegio de Arquitectos el ente que lidere el proyecto de futuro de los terrenos para preservar el máximo posible de edificaciones, mientras que el Ayuntamiento defiende el plan actual de descontaminación acordado con EDP y que prevé la demolición de algunas de las construcciones.

Después de que Wenceslao López pidiese al alcalde que frene «los desmanes de su concejal» Ignacio Cuesta, quien a su juicio persigue «destruir el patrimonio histórico», el alcalde ha asegurado que los socialistas, en el anterior mandato, «no hicieron nada» e iban a comprar la fábrica «sin descontaminar», lo que haría que no valiese «ni la mitad». Canteli ha invitado al portavoz socialista a entrar con él en la fábrica para comprobar el estado actual, y ha defendido «respetar lo que tiene valor histórico» dentro del complejo y «rentabilizar el resto».

Por su parte, Ignacio Cuesta ha reprochado al PSOE que trate de «buscar fisuras que no existen en modo alguno» en el seno del Equipo de Gobierno, y ha defendido el actual plan. «Siempre hemos dicho que ese entorno le puede interesar al Ayuntamiento, una vez que la propiedad lleve a cabo los trabajos de descontaminación», ha argumentado.

«Eres un listillo», dice Cristina Coto, de Vox, a Ignacio Cuesta

En el transcurso del pleno Cuesta ha protagonizado un enfrentamiento con la portavoz de Vox, Cristina Coto, quien le ha llamado «listillo», después de que Cuesta celebrase que la portavoz de Vox haya «descubierto» la problemática del Paseo de los Álamos del Campo San Francisco. Coto preguntó al concejal acerca del mal estado del mosaico del Paseo, y pidió al Ayuntamiento que actuara para frenar su deterioro. Tras la intervención de Coto, Cuesta ha asegurado que se «congratula» que Coto se haya decidido a «pisar asfalto tras 30 años pisando moqueta».

En lo referido al asunto en cuestión, el edil de Urbanismo ha asegurado que el Ayuntamiento llevaba a cabo «de manera habitual» trabajos de reparación y mantenimiento del mosaico, pero a, ser un elemento protegido, el Principado «amonestó» al Consistorio por actuar sobre un elemento protegido sin solicitar permiso a Patrimonio. Ante esta situación, el Ayuntamiento ha optado por tramitar «con la máxima celeridad» un plan especial para el Campo San Francisco, que incluya el mosaico del Paseo de los Álamos, que evite tener que pedir autorización al Principado cada vez que haya que hacer una reparación.

Además, a juicio de Cuesta tendría «poco sentido» acometer una rehabilitación integral del mosaico en estos momentos porque en dos años, cuando el aparcamiento subterráneo de la plaza de La Escandalera tenga que adecuarse a la normativa, estos trabajos afectarán «indefectiblemente» al mosaico. Por su parte, Coto ha enfatizado que el mosaico está «lleno de socavones» y ha reprochado a Cuesta que «pase» de este espacio. «Igual es porque ahí no se pueden construir viviendas y eso le resta interés», ha aseverado, informa Europa Press.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El bipartito niega discrepancias internas sobre el futuro de la fábrica de gas