Las cinco principales desavenencias entre PP y Ciudadanos en Oviedo

Los dos partidos que forman el bipartito defienden que están unidos y marcan distancias respecto a los casos de Murcia y Madrid pero en estos casi dos años juntos han evidenciado sus diferencias

Ignacio Cuesta y Alfredo Canteli
Ignacio Cuesta y Alfredo Canteli

Redacción

Oviedo no es Madrid. Tampoco Murcia. La lucha de poder entre Ciudadanos y PP a nivel nacional no tendrá secuelas en Asturias, al menos de momento, y los dos socios del bipartito que gobierna la capital cierren filas y dan muestras de su buena relación. El objetivo, sostienen, es acabar el mandato y ambos defienden que «somos un grupo compacto, sin ningún problema entre nosotros». Pero un repaso a sus casi dos años juntos en el poder dejan un reguero de desavenencias. Algunas de calado, aunque todas ellas se han cerrado discretamente de forma interna y sin reproches públicos para evitar embarrar el terreno de juego. Estas son las más relevantes:

Ronda Sur

Es la más reciente de todas. A pesar de los diferentes anuncios realizados por los dos partidos, finalmente coincidieron en que los dos planteamientos eran «compatibles». El alcalde Alfredo Canteli propuso un paso de peatones, un semáforo y una rampa de bajada para que los vecinos de la calle Isidoro Chamorro puedan cruzar a Santo Domingo sin dar un rodeo.

Por su parte, el primer teniente de alcalde Ignacio Cuesta presentó un proyecto mucho más ambicioso, la segunda parte de un plan integral -tras la obra realizada por el tripartito de PSOE, Somos e IU en la calle Goya-. Este pasaría por un paso peatonal paralelo que sube hasta el puente de Melchor García Sampedro y soluciones para la salida a la calle Asensio Bretones. También supondría la urbanización del entorno y el presupuesto sería de 2,2 millones. Canteli se reafirmó en sus intenciones y, para evitar polémicas, Cuesta aseguró que las dos ideas son compatibles.

La inversión del Principado en Oviedo

Por primera vez en muchos años, los dirigentes de la capital reconocieron que los presupuestos del Principado colmaban todas sus aspiraciones. Tanto Canteli como Cuesta aplaudieron las cuentas, pero las discrepancias surgieron al explicar los méritos de cada uno a la hora de conseguir ese buen resultado.

En la presentación de las cuentas, Canteli aseguró que la negociación había sido hecha «directamente por este alcalde». Inmediatamente Cuesta salió al paso para afirmar que «la negociación de Ciudadanos con el gobierno ha conseguido importantísimas inversiones en Oviedo, por primera vez en muchos años». Los mensajes de los dos fueron constundentes y, lejos de vender la conquista como un logro compartido, los dos intentaron sacar rédito por separado.

Bulevar de Santuyano

Era el proyecto estrella del tripartito y ya ha sido enterrado por PP y Ciudadanos. En ese punto sí se han puesto de acuerdo, pero hay menos consenso sobre qué se va a hacer en la entrada en la ciudad por la Y. Desde el principio ha habido diferencias y, antes de las elecciones, el PP propuso un soterramiento que no gustaba a Ciudadanos. Una vez en el Gobierno, propusieron diversas opciones, como que la autopista atravesase una de las naves de la Fábrica de Armas.

Posteriormente, el alcalde presentó otros dos proyectos a Adrián Barbón en los que la carretera no pasaba por la nave. Uno lo bordea por dentro de las instalaciones y otro por fuera. Como quiera que cualquier actuación en la antigua Fábrica de Armas depende de la postura de Defensa, propietaria de los terrenos, y de que no hay abierta ninguna negociación, el ayuntamiento todavía no ha fijado una postura definitiva.

Almacenes Industriales

Con la reforma del Plan de Ordenación, Cuesta mostró su intención de aprovechar Almacenes Industriales para crear una zona de oficinas y ocio nocturno. El objetivo era aliviar la presión de los bares de copas en el antiguo, pero rápidamente Canteli salió a corregir a su socio. «No existe» un plan para llevar a cabo esa actuación, aseveró el regidor. Desde entonces, el proyecto se ha aparcado.

Fábrica de Gas

El tripartito había alcanzado un acuerdo con EDP para comprar los terrenos de la Fábrica de Gas por 4,5 millones. Tras unos primeros meses de silencio, Cuesta explicó que sus planes pasaban por comprar los terrenos una vez que estén descontaminados. Conservar una parte de las construcciones, demoler el resto y aprovechar para construir viviendas. Los rumores sobre los diferentes planes de los dos socios de gobierno fueron creciendo poco a poco y el PSOE pidió a Canteli que exigiera una rectificación a su compañero. Lejos de hacerlo, el alcalde negó cualquier discrepancia con Ciudadanos.

Y para los que consideran que una imagen vale más que mil palabras, hay un hecho que evidencia que cada partido quiere marcar terreno. En las fotografías que cada uno de ellos comparte en sus perfiles de redes sociales, cada vez resulta más complicado encontrar juntos a Canteli y a Cuesta. Tampoco se prodigan en las imágenes que comparte el Ayuntamiento. Para algunos es casualidad, para otros un síntoma del distanciamiento.

Las discrepancias entre socios de gobierno de distinto signo político son habituales. Ya ocurrió con el anterior equipo de Gobierno de la capital, y aunque PP y Ciudadanos suelen evitar mostrar las diferencias públicamente, el ejemplo de la anterior legislatura evidencia que, a medida que se acerquen las elecciones, esas discrepancias públicas irán en aumento. Ahora, y para evitar que la política nacional contamine su relación, PP y Ciudadanos han renovado votos y reafirmado su compromiso de permanecer unidos en Oviedo.  

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las cinco principales desavenencias entre PP y Ciudadanos en Oviedo