Nueva guerra en el albergue de animales de Oviedo: ¿quién se queda con «Leo»?

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

OVIEDO

Leo, el perro víctima del parricidio de Vallobín
Leo, el perro víctima del parricidio de Vallobín

El juez dictamina que el perro debe volver al centro de La Bolgachina pero la vicepresidente de Mundo Vivo ha interpuesto un recurso para hacerse con su custodia, ya que «es una atrocidad que regrese a una jaula»

11 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La guerra en el albergue de animales de Oviedo sigue activada. Ahora hay un nuevo frente abierto: la custodia de Leo. Actualmente, este perro de 11 años y víctima del parricidio de Vallobín, puesto que su dueña era la mujer asesinada, permanece bajo el cuidado de Marta Cueva. Tras recuperarse de las puñaladas que recibió por meterse en medio de ambos familiares en la clínica veterinaria Quirón (empresa encargada por aquel entonces del albergue), el 5 de enero, la vicepresidenta de Mundo Vivo decidió encargarse de su bienestar. Sin embargo, tras una denuncia presentada recientemente por el centro de La Bolgachina, el Juzgado de Instrucción número 3 de Oviedo ha sentenciado que el animal debe permanecer en dicho centro, puesto que el detenido es aún el legítimo dueño. Una decisión que ha enfrentado a ambos bandos.

Cueva asegura que en el momento que Leo llegó al albergue de animales estaba «fatal». Como le dio tanta pena, habló con Eva Rodríguez que por aquel entonces era la responsable del centro, ya que este cambió de gestor el 1 de enero de 2021, y acordamos una cesión para que no se quedase en una jaula. «Rellenamos y firmamos el papeleo correspondiente y me llevé el perro para casa». Pero para su sorpresa, «a los dos días, el actual gerente me manda un mensaje amenazándome y diciéndome que había robado el perro y que si no lo devolvía en 48 horas me atuviese a las consecuencias», asegura. De inmediato, se puso en contacto con el Ayuntamiento de Oviedo para alertarles de lo ocurrido y desde allí le trasladan que «no me preocupase de nada».

«El juzgado no ha tenido en cuenta el bienestar animal para dictaminar sentencia»

Pero, días más tarde le llega «una denuncia penal por robo», que finalmente «se archiva». No obstante, Cueva presenta una reclamación porque, a su juicio, hay falsedad documental. «Leo sigue a nombre del chico que está en la cárcel, cuando este maltrató al perro y además el animal está esterilizado, por tanto, eso quiere decir que ya no tiene propietario», subraya. Sin embargo, el juez dicta que el cánido debe volver al albergue. «Ni siquiera ha tenido en cuenta su bienestar porque, aunque durante todo este tiempo hemos trabajado mucho con él, ya que emocionalmente estaba fatal, aún tiene trauma», defiende.