Los ocho interrogantes que deja la operación de La Vega

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

OVIEDO

Fábrica de Armas de La Vega, Oviedo
Fábrica de Armas de La Vega, Oviedo Ayuntamiento de Oviedo

La firma del protocolo entre Defensa, Principado y Ayuntamiento de Oviedo supone un avance pero todavía quedan muchos aspectos por concretar en el convenio definitivo

03 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Si todo sale según lo previsto, en menos de siete meses se conocerán con exactitud los planes que Defensa, Principado y Ayuntamiento de Oviedo tienen para los terrenos de la antigua fábrica de armas de Oviedo. El protocolo firmado por las tres administraciones supone el punto de partida y un avance significativo para desatascar una situación que estaba enquistada desde que hace una década cerrasen La Vega. Este primer documento recoge los usos que se dará a los terrenos y qué compromisos adquiere cada una de las partes implicadas. Sin embargo, son muchos los interrogantes que surgen sobre el futuro proyecto.

¿Qué plazos manejan?

El protocolo ya está firmado, pero las tres administraciones se han fijado unos plazos exigentes para seguir avanzando. Dentro de siete meses, el convenio definitivo deberá estar firmado. Los tiempos ya estarían apretados en condiciones normales, pero lo estarán todavía más si se tiene en cuenta que esas fechas coincidirán con la precampaña de las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán en mayo de 2023.

Una vez que se rubrique ese documento definitivo, será necesario comenzar a tomar medidas que permitan dar legalidad a las actuaciones que se realicen en los terrenos de La Vega. En este sentido, el Ayuntamiento de Oviedo, según recoge el protocolo, se da un plazo de cinco años, prorrogable por causas justificadas, para «promover, redactar y tramitar las figuras de planeamiento urbanístico que den soporte jurídico a la reordenación urbanística del ámbito de actuación delimitado en este protocolo». En este punto, el texto recoge explícitamente «la revisión del Plan General de Ordenación actualmente en tramitación o, en su caso, modificación puntual del mismo; Plan Especial de Reforma Interior de dicho ámbito si es necesario; modificación del Catálogo de Edificios Protegidos y el proyecto de reparcelación y proyecto de urbanización».