«Cristiano tiene un equipo detrás»

Su filosofía es no callar lo que piensa, algo que en su día, en el Real Madrid le costó algún disgusto

.
ALBERTO BRAVO DPA

Ahora es el seleccionador de Irán y sigue reclamando todo lo que considera necesario para llegar al éxito. «Esa es la responsabilidad del entrenador. No hablar de eso sería dimitir de mis responsabilidades», asegura este trotamundos nacido en Mozambique el 1 de marzo de 1953. Con la voz pausada y gesticulando continuamente, el portugués analiza en la ciudad rusa de Sochi la realidad de Irán, alaba a España

- Tercer Mundial para usted, ¿es importante la experiencia?

- Es muy importante, porque te da la tranquilidad de saber cómo hacer una buena preparación. Y eso es más importante en una selección como Irán, que no tiene jugadores tan experimentados. Transmitirles confianza y tranquilidad es importante.

- ¿Cómo se transmite eso?

- Lo más importante es que estén concentrados en la tarea que tienen delante. Hay que usar la experiencia para que estén enfocados en lo importante.

- Ha entrenado en Portugal, España, Japón, Sudáfrica, Emiratos Árabes, ¿no se cansa?

- No, no te puedes cansar de algo así. Para mí entrenar nunca ha sido un sacrificio, un trabajo o un sufrimiento.

- Irán fue la segunda selección que se clasificó al Mundial. ¿Cree que se la subestima?

- Nos hemos clasificado como primeros de Asia, solo con victorias, sin sufrir (casi) goles. Ha sido una clasificación tranquila, pero no fácil. No hay nada fácil en el fútbol y en una clasificación al Mundial, mucho menos. La preparación de Irán es muy complicada y tenemos muchas dificultades de instalaciones y de financiación. Tenemos que transformar esa agonía en magia.

- ¿Y cómo ve a la Portugal de Cristiano Ronaldo?

- Portugal cambió el chip en la final de la Eurocopa, cuando sale bien de una situación como la lesión de Cristiano. Le voy a dar un ejemplo: yo estaba en Brasil cuando Neymar no jugó el partido del 7-1 con Alemania. Se creó un estigma: el gran error de Brasil fue empezar el partido con la excusa en el bolsillo. Todo alrededor del partido con Alemania era una excusa. Todo estaba preparado para decir que faltaba Neymar. Eso no le puede pasar a un equipo como Brasil, Portugal o Alemania. Portugal se ha liberado de ese estigma y ahora puede disfrutar con o sin Cristiano.

- ¿Es buena la obsesión que tiene Cristiano por el gol?

- Los grandes jugadores que yo he entrenado se caracterizan por eso: obsesión de ser cada día el mejor. Quizás Cristiano lo demuestra más con el gol, pero cada uno lo hace a su manera. Los grandes jugadores están siempre a un nivel superior de las necesidades del partido.

- Usted se ha quejado de que la federación no apoya lo suficiente.

- Le corrijo, yo no me he quejado. Las personas confunden la obligación que el entrenador tiene de reclamar lo que necesita su equipo para progresar con quejas o lamentos. Eso no es una queja: exigir y pedir lo necesario es la responsabilidad del entrenador. No hablar de eso es dimitir de mis responsabilidades, sería como vivir en la sombra de la complicidad. Un líder tiene que ser activo y crear las condiciones para llegar al éxito. Nunca he sido un entrenador simpático con el poder. Es mi filosofía de vida. Trabajo para el público, para los jugadores y para el éxito del equipo.

«España es un equipo fantástico, que tiene control, cultura táctica y confianza» 

Queiroz conoce bien a España, y no solo porque comparte con una selección que acaba de perder a Lopetegui, artífice de la clasificación. «Mantiene la fantasía y virtuosidad de toque que tenía con Del Bosque, pero está exigiendo un nivel mayor de concentración e intensidad. La cadencia de acciones de España es más intensa: están haciendo más y mejores cosas en menos tiempo. Tiene más rigor y más disciplina».

- España podría armar tres o cuatro equipos de primer nivel.

- Yo tengo el fantasma de quién poner en el equipo. Parece lo mismo, pero es muy diferente. Yo tengo cinco delanteros internacionales y tengo que elegir uno o dos. España tiene ese problema en cada posición.

- ¿Quién es el jugador que más le cautiva de España?

- Hay uno que yo espero que no esté: se llama inspiración. Pueden estar todos, pero no inspirados. Si están todos inspirados, es otro jugador que tengo que controlar. España es un equipo fantástico que tiene el control, la cultura táctica y la confianza. Me encantan Silva, Isco, Iniesta...

- ¿Es buena o mala suerte compartir grupo con España y Portugal?

- Uno siempre quiere jugar el Mundial, pero cuando llegas, ¿cuál es tu expectativa? ¿Jugar con Sudán o Etiopía? Lo digo con todo respeto, pero no, quieres jugar contra los mejores. Los jugadores están emocionados, porque es una oportunidad única. Irán nunca ha llegado a octavos. Como es un objetivo especial, solo tenemos una solución: hacer una preparación especial. Yo puedo dar la opinión técnica de cómo hacerla, pero la decisión final es del presidente de la federación. Hay que tomar decisiones, que el ministro de deportes se pregunte: ¿cuál es la prioridad para Irán? Mi opinión, muy humilde a pesar de llevar 36 años en el fútbol, es que los jugadores locales no tienen condiciones de competir en un Mundial si no tienen una preparación especial. Nadie me puede decir que entrenar tres días antes de los amistosos es suficiente para Irán.  

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Cristiano tiene un equipo detrás»