Amancio: «Ojalá deje de ser el único gallego que marca con España en un Mundial»

«Me dieron una patada en la barbilla y me quedé sonado en el suelo», así recuerda su histórico gol el coruñés


Once gallegos han vestido, hasta la fecha, la camiseta de la selección española en una cita mundialista. Pero solo uno, Amancio Amaro (A Coruña, 1939), ha sido quien de celebrar un gol. Fue en el estadio de Hillsborough, en Sheffield, el 15 de julio de 1966, ante Suiza. Un honor que le persigue hasta hoy. Y que pudo no haberse producido por un contratiempo de última hora.

- Si le llega a hacer caso al doctor, no hubiese viajado a Inglaterra

- En la concentración previa, en Santiago, me hice un esguince. Me atendió un médico de allí y me quería mandar a mi casa. Y yo, que no. Le pedí que me infiltrara, que era lo que se hacía entonces en el Madrid, pero no le gustó nada la propuesta. Quería que no viajara. Pero al final me salí con la mía y fui.

- Fue, jugó y su registro está en la historia del fútbol gallego

- Yo ni lo llamaría registro. A aquel Mundial fuimos cinco de la tierra, algo que no ha vuelto a repetirse nunca. Suárez, Reija y yo estábamos más juntos. Marcelino tiraba más con los jugadores del Zaragoza y Ufarte con los del Atlético, pero teníamos todos muy buena relación.

- ¿Cómo recuerda aquella jugada?

- Empezáramos perdiendo. Sanchís había hecho el gol del empate y el mío fue el de la victoria. El balón vino centrado desde la izquierda por Gento al punto de penalti. Veía que no llegaba, así que me tiré en plancha. Conseguí rematar, pero el defensor, al intentar despejar, me dio una patada tremenda en la barbilla y me quedé sonado, tirado en el suelo. Antes daban mucha más leña que ahora. Vi la pelota entrar de reojo, me habían hecho daño.

- Puede que Aspas o Lucas Vázquez le quiten la exclusividad...

- ¡Ojalá! No les costará tampoco mucho igualar un gol (se ríe). Se lo deseo, y si sirviera para conseguir una victoria, mejor todavía.

- En aquella ocasión, su gol y la victoria no fue suficiente para cumplir las expectativas

- ¡Teníamos un equipo muy bueno! Faltó suerte y nos tocó un grupo muy fuerte. Estaban Alemania y Argentina, casi nada. Con los argentinos no pudimos, y un gol muy extraño de los alemanes nos mandó a casa.

«Aspas encontró su sitio y Lucas es uno de los quince fijos del Madrid, tienen muchísimo mérito»

La entrevista con Amancio se produce días antes del polvorín que ha rodeado a la selección tras la destitución de Julen Lopetegui.

- ¿Le ve opciones a España de pelear por el título en Rusia?

- Mantiene la línea de la última década. Los jugadores que cumplen años van dejando la selección y los que entran tienen el nivel para creer que el equipo tiene posibilidades de hacer algo importante.

- ¿Y los dos gallegos a bordo?

- Los dos tienen muchísimo mérito. El trabajo de Lucas Vázquez le ha hecho ser uno de esos quince jugadores del Real Madrid que siempre acaban jugando, aunque no sea de inicio y eso dice mucho. Iago Aspas ha encontrado en el Celta su lugar. En su salida al Liverpool y al Sevilla parece que la morriña no le dejó demostrar el fútbol que tiene.

- Reside en Madrid, ¿qué relación mantiene con Galicia?

- Tengo una casa en A Coruña. Cada mes y medio voy allí a cargar las pilas, a comer productos de la tierra y a ver a los amigos.

- Seguro que en esas conversaciones ha estado presente el descenso del Deportivo...

- ¡Claro! Ha sido una faena. Una pena que año tras año venía rondando. Lo he sentido mucho porque me sigo sintiendo, a pesar de los años que llevo fuera, coruñés y deportivista.

- ¿Siente nostalgia?

- Del fútbol, siempre. Es algo que ha nacido con uno, no lo puedo evitar. Ya que no puedo jugar, lo sigo lo más cerca que puedo y se me cae la baba viendo los terrenos de juego de ahora. ¡Eso son alfombras! Nada que ver con los barrizales en los que jugábamos nosotros entonces.  

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Amancio: «Ojalá deje de ser el único gallego que marca con España en un Mundial»