Cristiano, contra una roca

Suárez y Cavani retan a Portugal con el aval de la imbatibilidad de Uruguay


Luis Suárez y Cavani, contra Pepe y Fonte; Cristiano Ronaldo, ante Godín y Giménez. Tres de los mejores delanteros del planeta fútbol ante los centrales más reputados. Ese es el preámbulo de un Uruguay-Portugal que pasa por ser uno de los grandes duelos de octavos.

Los números de CR7 en Rusia asustan. Firma 15 de los 32 remates de Portugal (7 de los 9 que fueron entre los tres palos) y marcó cuatro de los cinco goles de la selección lusa, pero semejante artillería se encuentra con la única defensa de la Copa del Mundo que mantiene el cartel de imbatido después de 270 minutos. Y sin que Muslera haya tenido oportunidad de lucirse.

Luis Suárez y Cavani no han estado igual de inspirados. El barcelonista llega a la segunda fase con dos goles, uno tras un perfecto a saque de falta y el otro casi regalado. El del PSG tuvo que esperar a la prolongación del tercer partido ante Rusia para estrenarse y en un rechace siendo uno de los delanteros de renombre que más tiempo tardó en marcar en el Mundial, aunque para desbaratar cualquier duda baste con recordar que entre los dos llevan 74 tantos en lo que va de temporada. No serán presa fácil para el peculiar Pepe, que revive episodios de la liga española, ni para su socio Fonte (un experto central de 34 años en quien confía Fernando Santos pese a su salida al fútbol chino y que a priori no era candidato al once).

Bajo liderazgos incuestionables, Uruguay y Portugal son dos equipos muy parecidos. Con una excelente construcción defensiva (que los lusos han puesto en duda encajando cinco goles en la primera fase) y con mucha pegada arriba, pero además con un compendio de músculo y calidad en el centro del campo. Tabárez se ha rendido al joven Betancur (líder de la sub-20 uruguaya subcampeona del Mundo y jugador de la Juventus) pero mantiene la casta de los Cebolla Rodríguez o Vecino, que le imprimen el carácter canchero al equipo.

En la sala de máquinas reside gran parte del pase a cuartos, por eso Fernando Santos se debate entre la juventud de Bruno Fernandes y la veteranía de un Ricardo Quaresma que ganó opciones a la titularidad tras su golazo a Irán en el agónico partido de clasificación de los lusos. Decisiones que marcarán un partido cargado de pólvora.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Cristiano, contra una roca