Tomás Reñones: «El alma de la selección era Xavi y no se le ha encontrado sustituto»

«Si nos asfixiábamos en México con el calor, llevar un Mundial a Catar es una locura», mantiene el santiagués


Es, hasta la fecha, el gallego que más minutos ha vestido la camiseta de la selección durante una cita mundialista. En aquella de México, Tomás Reñones (Santiago, 1960) fue titular en los cinco partidos que disputó España y Miguel Muñoz solo lo sustituyó en el decisivo de cuartos de final. En total, 405 minutos con una selección que acarició la gloria.

-Tiene que ser un fastidio haberse quedado tan cerca de jugar unas semifinales

-Fue una pena aquel partido contra Bélgica, hubiéramos llegado lejos. Conseguimos empatarlo con el gol de Señor y nos eliminaron en los penaltis ?falló Eloy? porque nos faltó esa pizca de suerte. La fiesta más grande, cuando caímos, no la hicieron los belgas por echarnos, la hicieron los argentinos. Era el rival que nos hubiese tocado y la verdad es que les teníamos muchas ganas y ellos un gran respeto. No nos querían ni en pintura. Luego supimos cuánto habían festejado no cruzarse con nosotros.

-No es de extrañar después de lo que había sucedido en octavos de final, vaya recital aquel...

-Dinamarca venía de meterle seis a Uruguay y de ganarle a Alemania. Era una selección muy fuerte. Empezamos perdiendo el partido y el mérito ya no estuvo solo en remontar, fue ganar como ganamos (1-5). Recuerdo que la afición en España gozó muchísimo de aquel partido, fue un subidón enorme y allí fuimos conscientes de la ilusión y de lo que se había celebrado.

-Y eso que la adaptación al país no había sido demasiado fácil

-Pasamos muchísimo calor, fue un agobio. Tuvimos que ir un mes antes para aclimatarnos. Era muy difícil jugar en aquellas condiciones, a aquella altura, y con temperaturas extremas. Jugamos tres partidos a las doce del mediodía y dos a las cuatro de la tarde. Tengo grabada la imagen de que no parábamos de beber todo el tiempo.

-Pues ahora la FIFA va a llevar el próximo Mundial a Catar

-¡Eso no puede ser! Eso es imposible. Es una locura. Cuando lo vi, recordé lo que habíamos pasado nosotros en México y no entendía nada. No sé los motivos que pueden llevar a plantearse algo así pero desde luego no se hace ni pensando en los deportistas.

-Además de recuerdos, ¿qué conserva de aquella experiencia?

-Del Mundial me traje unas cuántas cosas. No todos los días estás en uno, es lo más grande que se puede vivir como jugador. Todos los detalles conmemorativos que iban dando, camisetas... ¡hasta un sombrero mexicano que aún conservo!

-Fue una generación aquella, difícil de relevar, algo similar a lo que sucede ahora...

-Hay jugadores que se fueron marchando que eran imprescindibles. Para mí, el alma de aquella gran selección era Xavi Hernández. No se le ha sabido buscar un sustituto para todas las funciones que desempeñaba.

«Me pregunto cómo hemos podido vivir sin el VAR»

La trayectoria deportiva de Tomás ha estado, y sigue estando, muy vinculada al Atlético de Madrid. Doce temporadas, en las que ganó una Liga, cuatro Copas del Rey y una Supercopa.

-¿Qué sensaciones le ha dejado la selección hasta ahora en Rusia?

-En el clasificatorio hicimos un fútbol muy combinativo, muy serio en defensa, con mucha resolución en ataque y demostrando calidad. Eso se ha perdido en los tres partidos que llevamos. No hemos estado bien. El margen de mejora es muchísimo y hay equipo para llegar lejos.

-¿Afectaría el cambio de técnico?

-Es que da igual con este seleccionador que con el otro. El sistema estaba implantado, los jugadores son los mismos y, si son capaces de explotar su potencial, lo mejor tiene que estar por llegar.

-Se discute el rendimiento defensivo, y sobre todo en portería

-Es difícil cuando solo tocas el balón para recogerlo de la red. Hay veces que te meten tres goles pero has hecho veinte paradas y recibes elogios. Si, por tu juego ofensivo, cometes errores, te cogen en tres contras y cada llegada es gol, el portero queda retratado. Las críticas son tremendas pero es muy difícil jugar así.

-¿Le parece bien que la tecnología dicte sentencia en el fútbol?

-Magnífico. Me pregunto cómo hemos podido vivir sin el VAR hasta hoy. Todos rearbitrando los partidos al día siguiente, que si te habían quitado esto, o lo otro. Un porcentaje muy alto de las injusticias que se cometían van a desaparecer.

-Lo de verle por Galicia en estas fechas, ¿es casualidad?

-Mis padres tenían una tienda en Santiago y, cuando se retiraron, se vinieron para Valdoviño y vivieron aquí muchos años. Ahora es mi hija la que reside aquí, en la casa familiar, y yo vengo a verla siempre que puedo. Nunca he perdido mis raíces.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Tomás Reñones: «El alma de la selección era Xavi y no se le ha encontrado sustituto»