Los gestos más feos de Mónica Naranjo en «OT 2017»

Después de la gala de este lunes, ya no hay ninguna duda: la pantera de Figueras es la mala malísima de esta edición


Ni sus opiniones, ni sus formas. Al público de OT 2017 no le gusta nada de nada el jurado de este año. Y eso que el arranque del concurso fue alentador: parecía que esta vez el formato había decidido prescindir en su tribunal de la figura del malvado, un papel destinado a ajustar tuercas que durante años desempeñó un sobreactuado Risto Mejide y que acabó por hartar a la audiencia. Cansada de los ninguneos y las faltas de respeto del publicista, recibió con entusiasmo el nuevo reparto, especialmente a Manuel Martos y a Mónica Naranjo; a Joe Pérez-Orive, demasiado parecido al del Chéster, con un poco más de recelo. Las primeras galas fueron conciliadoras; las palabras de los tres, reconfortantes, estimulantes. Y entonces, con el nivel cada vez más alto y la academia en caída libre demográfica, los jueces se avinagraron, obligados a tomar decisiones más complejas cada lunes

Los espectadores de OT 2017 intentaron comprenderlo, asumir la dinámica del concurso, asimilar que tarde o temprano sus favoritos acabarían abandonando el 24 horas. Hacer incluso el esfuerzo de ponerse en la incómoda posición de Naranjo, Martos y Pérez-Olive. Hasta que las constructivas valoraciones mutaron -considera la voz del pueblo- en argumentaciones básicas y planas, juicios construidos desde el favoritismo y, en ocasiones, incluso en faltas de respeto. No han sido pocas tampoco las ocasiones en las que los profesores de la academia han discrepado con contundencia de las evaluaciones del jurado, al que a menudo recriminan que solamente tenga en cuenta el momento de la actuación y no el trabajo realizado durante toda la semana. 

Y si Joe no acaba de ser santo de la devoción del público, hay un nombre al que las redes señalan claramente con el dedo firme: Mónica Naranjo. Si algo le reprocha la audiencia a la pantera de Figueras son sus gestos feos, sus faltas de respeto y el teatrillo que cada lunes monta en su particular estrado. Critica tanto el papel del claustro de profesores, como al público que acude al plató y, con sus insolentes consideraciones, también a la audiencia que se deja su tiempo y sus ganas en votar, en sentarse cada semana frente al televisor y, en definitiva, en darle de comer al comité de expertos.

Este lunes, tras una lenta escalada de tensión, la gota colmó el vaso. La clara predilección de Mónica por Raoul, la crudeza con la que se evaluó a Cepeda, la absoluta indiferencia mostrada hacia Alfred, y las insinuaciones de que desde la academia se había favorecido más a unos concursantes que a otros -dardo sobre la salvación de la pasada semana incluido- enfurecieron a los usuarios de las redes sociales, que acumulaban ya buenas dosis de rabia tras la reprimenda a Ana War por su interpretación de Lágrimas negras, las últimas opiniones sobre Roi o el desagradable mensaje que el marido de Mónica Naranjo le dedicó a Ricky, ya expulsado, a través de Twitter.

Guerra abierta entre Mónica Naranjo y los seguidores de «OT 2017»

V. Brey

Su imperdonable equivocación en Twitter, su actitud con los concursantes y la contestación del esposo de la cantante a uno de los «triunfitos» levanta ampollas

Mónica Naranjo es, sin duda, la miembro del jurado más mediática y polémica de este OT 2017. Pero, a pesar de ser el azote de los concursantes, la popular cantante no ha logrado, sin embargo, congeniarse con el público del programa, como sí hizo en su día el mucho más agresivo Risto Mejide.

Le juega en su contra que, en esta edición del programa, el magnífico elenco de concursantes ha hecho que cualquier ataque a los chicos encuentre una respuesta masiva por parte de los fans. Mientras en las pasadas ediciones Risto Mejide era el protagonista indiscutible de cada gala de OT, este año los concursantes vuelven a estar en primer plano. Y el jurado, con sus muchas veces hirientes valoraciones, son el enemigo a batir.

Seguir leyendo

La frustración de los seguidores de OT 2017 fue canalizada, como siempre, a través de las redes sociales, donde la indignación tuvo en un tuit de Manu Tenorio su máximo exponente.

Su durísimo mensaje contra el jurado, con más de 5.000 retuiteos y 7.800 «Me gusta», se convirtió en el resumen más perfecto de una gala que se saldó -Mónica Naranjo enfurruñada- con la expulsión de Raoul y la nominación de los dos gallegos del concurso: Roi y, una semana más, Cepeda. Ninguno de ellos tendrá, sin embargo, que volver a casa la semana que viene. Las Navidades les conceden prórroga, y no será hasta el 1 de enero cuando uno de los dos se vea obligado a abandonar el show.

También a Twitter acudió la artista, blanco este martes de todas las críticas, para defenderse de los ataques y aportar su opinión sobre sus valoraciones.

https://twitter.com/monicanaranjo/status/943077298294673408https://twitter.com/monicanaranjo/status/943100072019054592

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los gestos más feos de Mónica Naranjo en «OT 2017»