Mendilibar instala el estilo Preciado en Osasuna


Os dejo un articulo realizado por Fermín Elizari, periodista de Blogsasuna.com para que os hagáis una idea de como se vive en Pamplona la previa del Sporting-Osasuna, adjunto unas fotos realizadas por @javidiaz_ a petición de Francisco y aprovecho para informaros de que mañana tendréis el ya habitual análisis profesional de @Football_Draw sobre el partido.

Osasuna llega a Gijón con, sobre todo, mucha expectación por parte de su afición. Y eso ya es mucho, si miramos al pasado reciente. Con José Antonio Camacho, los partidos a domicilio carecían de cualquier aliciente. Tocaba derrota o empate si el viento soplaba a favor, gracias a un sistema ultradefensivo que llevó al equipo a encadenar más de un año sin conocer la victoria fuera de casa.

José Luis Mendilibar no tardó ni dos encuentros en acabar con el mal fario que perseguía a Osasuna fuera de su estadio. En el campo del Levante se perdió, pero las dos siguientes salidas se saldaron con victoria rojilla (1-2 en Málaga y 0-4 ante el Hércules), lo que unido al triunfo logrado entre medias en el Reyno de Navarra frente al Racing de Santander llevó a los navarros a posicionarse con 35 puntos, cifra de la que no se han movido tras la derrota del pasado domingo y que anima a pensar en un final de temporada al menos templado.


La destitución de Camacho llegó en el momento oportuno, con un equipo desangelado, sin alma, que transitaba hacia Segunda División sin que se divisase reacción alguna. Desde fuera de Navarra se ha tratado de vender la salida del técnico murciano por unos supuestos motivos políticos pero, nada más lejos, Camacho salió de Tajonar por motivos estrictamente deportivos. No caía bien, y tampoco hizo nada por revertir esa situación. No empatizó con prácticamente nadie en el seno del club, ni con la prensa local, ni con parte de los jugadores. Cumplió los objetivos en sus dos primeras temporadas, y como en esta última no estaba nada claro que lo pudiera conseguir Pachi Izco decidió cortar por lo sano.


¿Qué diferencias encontrará el hincha del Sporting con el conjunto al que se midió en la primera vuelta? Ahora, Osasuna practica un fútbol similar al de los asturianos. Con el pase en corto y la asociación como estandarte, los rojillos han adelantado varios metros sus filas con Mendilibar. Tienen mucha más presencia en ataque y practican un fútbol mucho más atractivo, con la contrapartida de que el armazón defensivo ya no es tan rocoso como con Camacho.


Tal y como se pudo ver ante el Atlético de Madrid, los navarros ahora serán menos fuertes en el Reyno de Navarra, donde con Camacho solo ganó el Barça en la primera vuelta, pero a domicilio los rojillos saben que cuentan con más posibilidades de puntuar. La llegada de Mendilibar ha traído consigo la resurrección de Kike Sola, un futbolista que parecía perdido para la causa tras dos años de infructuosas cesiones.


Las lesiones de Aranda y Pandiani (una constante a lo largo de la temporada), y la invalidez del fichaje del verano, Dejan Lekic, le dieron una nueva oportunidad al canterano, y no la ha dejado escapar. Lleva tres goles en tres partidos consecutivos, y se espera que forme de nuevo en la delantera este domingo. Queda por ver cómo lllega Walter Pandiani a la cita, después de recibir el alta médica hace unos días. La opción 'b' sería la inclusión de Fernando Soriano o Krisztian Vadócz en la mediapunta.


En las bandas estarán Camuñas y Cejudo, el recambio este último de Juanfran, que salió en el mercado de invierno rumbo al Atlético de Madrid. El andaluz está siendo uno de los más destacados de Osasuna. Puñal y Nekounam formarán en el centro del campo, con Nelson, Miguel Flaño, Lolo y Monreal en defensa. En Pamplona todo el mundo espera un partido atractivo entre dos formaciones a las que les gusta exhibir sus cualidades ofensivas y que no se arrugan ante su adversario. Esperemos que los hombres de Manuel Preciado acusen el esfuerzo del partidazo del Santiago Bernabéu y que podamos sellar prácticamente la permanencia a siete jornadas para el final de Liga. Si el Sporting lo permite...






Mendilibar instala el estilo Preciado en Osasuna