La Pizarra del Sporting: El plan B de Baraja funcionó

Analizamos la labor del técnico rojiblanco ayer

Baraja
Baraja

El Real Sporting de Gijón es líder una semana más tras otra victoria más, la octava consecutiva, y demuestra que también sabe ganar sin Jony en el once titular.

Rubén Baraja sigue haciendo números históricos y dando muestras de que está consiguiendo tener un grupo cohesionado, en el que en el peor de los casos, quien realiza una actuación poco acertada, como Isma López ayer, se deja la vida en el campo.

Este Sporting puede con todo, al menos de momento, y se lleva por delante cual camión sin frenos la leyenda urbana del "entrenador nuevo, victoria segura", con para colmo el pichichi de Segunda División en frente. Cabe reseñar que el Valladolid había ganado 12 de los 17 partidos jugados en Pucela, siendo el club más goleador con una media de 2 tantos por jornada, ayer no pudo anotar ninguno.

La propuesta inicial

El técnico rojiblanco no quiso cometer el mismo error de la pasada jornada arriesgando el físico de Jony y lo reservó para la media hora final. Su baja se notó, Jony es mucho Jony, pero a nivel general, el Sporting no se resintió en exceso, prueba de ello es que el asturiano entró al terreno de juego con el 0-1 a favor en el marcador.

Baraja optó por tocar lo menos posible el once de gala, dando continuidad a Rubén García por dentro, en vez de desplazarlo a la banda en favor de Pablo Pérez o Nacho, lo que dejaba a Isma López como la única opción natural para la alineación. Por otra parte, Álex Pérez regresó para ocupar la baja de Guitián, que tenía la cláusula del miedo y Sergio superó su periodo de sanción.

Lo más reseñable a nivel táctico fue la presencia flotando por detrás de los pivotes rivales de Rubén García y de Carlos Carmona, que por momentos jugó de mediapunta. El Sporting detectó en ese espacio un lugar donde hacer daño al rival.

En el aspecto defensivo, Fede Barba fue el principal marcador de Jaime Mata, la principal baza ofensiva del Valladolid.

Jony ayudó a sostener el resultado

El zurdo ayudó con su sola presencia a fijar a los zagueros rivales ante el temor a sus arrancadas y su acceso al campo llegó en un momento donde comenzaba a faltar el oxígeno, ante la gran presión realizada hasta ese momento. Además las posibilidades de contra aumentaron por su capacidad para colgar balones, aunque se notó que Jony no se encontraba al 100%

Por otra parte, la entrada de Pablo Pérez mejoró el rendimiento en el juego aéreo y Nacho volvió a dar muestras de entender como nadie el juego. Ambos mantuvieron el trabajo de presión defensiva en la primera línea.

Balón parado

La estrategia ofensiva no fue clave. Sin embargo, tal como ocurrió la pasada semana, se observa un notable avance en el repertorio de jugadas ensayadas y se sorprendió en dos ocasiones al rival. A nivel defensivo la entrada de Álex Pérez dio mayor seguridad por arriba.

Nota final para Baraja y su cuerpo técnico

Notable. No se realizó ninguna genialidad táctica, pero el Sporting funciona como un reloj suizo y eso les deja como nota media un 8. Las importantes bajas se notaron menos de lo esperado.

Valora este artículo

11 votos

La Pizarra del Sporting: El plan B de Baraja funcionó