Oltra: «Jony fue muy claro: quería jugar en el Sporting»

La Voz de Asturias entrevista a José Luis Oltra, ex entrenador del Granada

José Luis Oltra
José Luis Oltra

Gijón

Es martes, son las 19:00 de la tarde, y faltan pocos días para el Sporting - Granada. El equipo rojiblanco apura sus últimas opciones de ascenso directo; el conjunto andaluz, muy lejos de esos desafíos, asume el sprint final casi sin nada en juego. Demasiadas prisas y exigencias en un recién descendido que vive un estado de revolución continúa y de cambios. Cambios en los despachos, en la plantilla, y, también, en los banquillos, con hasta siete entrenadores en dos temporadas.

Al otro lado del teléfono atiende a la llamada de La Voz de Asturias una voz amable, cordial, sin aires de protagonismo. Es José Luis Oltra, de apellido entrenador. Llamado a ser el hombre ascenso en Granada, fue cesado con el equipo quinto, en puestos de promoción. Ahora, tras dos relevos en el banquillo, el conjunto andaluz ocupa la décima posición. «No he vuelto a ver al Granada». Sincero, en una charla de más de treinta minutos, digiere cada pregunta sin evasivas.

¿Qué tal? ¿Cómo le va?

Bien, con tranquilidad. Sigo viviendo aquí, en Granada. Mi prioridad es la familia, a si que no me cambiaré de ciudad hasta el final del curso de mis hijos. Nunca se puede desconectar del todo, siempre le das un poco de vueltas a la cabeza. Ahora estoy aprovechando para estudiar inglés, hacer cursos relacionados con la profesión, y ver mucho fútbol. Aquí la gente me trata con mucho cariño y ya te digo que, bueno, mis hijos juegan en el Granada.

¿De portero, no?

No, no, ¡ese es el de Zidane,... o el de Mourinho! (risas). Mis hijos son los dos centrocampistas. Uno juega en el infantil autonómico y el otro está en el alevín. De hecho ahora estoy yendo al entrenamiento, intento nunca perdérmelos, y hoy, justo, me he perdido una parte...

Faltan 2 jornadas y de los 3 los recién descendidos, solo el Sporting está en promoción. ¿Tan difícil es ascender y levantar a un equipo tras un descenso?

Sí, es muy difícil. He tenido la suerte de coger y ascender a un recién descendido, como fue con el Deportivo, pero también he tenido otras experiencias que me hacen pensar que es realmente complicado. Mira, un recién descendido tiene, posiblemente, la posibilidad económica de fichar jugadores importantes, tiene entre comillas distintas ventajas. Pero también tiene obligación, necesidad, urgencia, y la presión que no tienen otros clubs. Es muy complicado todo eso. Y, además, tener esa diferencia económica pues, en esta categoría, no es tanta «ventaja». Estamos ante una competición que es muy igualada.

Un recién descendido tiene urgencia, ansiedad y obligación

Esas ventajas económicas, ¿no deberían suponer tener una mejor plantilla?

Cuando empezamos el año, por supuesto, que hablábamos de las plantillas de Osasuna, Granada o Sporting pero, también, lo hacíamos de las del Oviedo, Cádiz, Tenerife,  Zaragoza, o Valladolid. A día de hoy lo que está claro es una cosa: la mejor plantilla es la del Huesca, que es la que está en Primera, y es el cuarto presupuesto más bajo de la categoría. 

El Sporting ahora es tercero, a cinco puntos del ascenso directo

Tiene una gran plantilla. Se apostó por Paco (Herrera), que es un gran técnico, y las cosas no funcionaron. En el mercado de invierno acometieron varios fichajes diferenciales. Pero, ahora, no depende de sí mismo. Sinceramente creo que es complicado el ascenso directo pero lo tienen que apurar hasta la última jornada y quedar terceros, que no es ninguna chorrada por las ventajas que da en la promoción. Además es importante ganar para no llegar al play off con dudas. Para mí en promoción es el principal candidato. No soy de contar historias ni milongas y el ascenso directo lo veo complicado, factible pero complicado. Si el Sporting recupera las sensaciones en El Molinón Enrique Castro Quini, es un equipo muy difícil. Había momentos que, incluso, dio la sensación de ser invencible.

No soy de contar milongas: el Sporting tiene el ascenso directo complicado

Habla de que el Sporting ha logrado firmar «refuerzos diferenciales». Uno de ellos es Jony, ¿estuvo cerca de fichar por el Granada?

Bueno, Jony desde el primer día fue muy claro: quería jugar en el Sporting. A veces el director deportivo del club, Manolo Salvador, me pedía hablar con alguno de los fichajes para ayudar a convencerlos pero con Jony no fue el caso. No hablé nunca con él. Hay que reconocerlo, tanto Jony como su representante siempre fueron claros y si tenían que salir a Segunda, iban a decidir ir al Sporting. Por lo que sé, él quería volver allí, en Gijón había estado a gusto, y siente esos colores. Sí que hablamos con el jugador, con su entorno, con su representante, pero siendo realistas, y habiendo tenido opciones, cuando surgió lo del Sporting, se puede decir que partíamos en desventaja.

No llegué a hablar nunca con Jony. Quería volver al Sporting

El Sporting tiene a Jony y el Granada a Machís...

Son dos grandes futbolistas. ¿Quién es mejor mamá o papá? (risas) Yo tendría a los dos: a mamá y a papá. Los dos tienen desborde, desequilibrio, gol. Machís es un jugador increíblemente bueno, sobre todo con espacios. El Sporting tiene que vigilar de cerca a Darwin y el Granada a Jony.

Conoce bien a Bergantiños, de su etapa en el Deportivo

Siempre lo digo: Bergantiños es un reloj. Tácticamente es de lo mejor que he entrenado. Para lo gente no destaca en exceso pero Álex lo hace todo bien. Tiene juego aéreo, posicionamiento, es muy disciplinado, tácticamente perfecto, y con balón es un buen complemento. No es un diez en nada pero siempre es un siete en todo.

Bergantiños es un reloj: lo hace todo bien

Ya para terminar, ¿te ha decepcionado en algo tu salida de Granada?

No, la palabra no puede ser decepción. Soy muy respetuoso y entiendo que las personas que toman esas decisiones lo hacen porque creen que es lo mejor para su club. Lo que sí que creo es que fue inmerecido y sorpresivo.

Valora este artículo

17 votos

Oltra: «Jony fue muy claro: quería jugar en el Sporting»