Baraja presenta el nuevo Sporting nacido en las «reuniones de mayo»

El nuevo proyecto rojiblanco echa a andar en Alcorcón

Baraja
Baraja

Cinco días tiene delante el Sporting para iniciar su nueva andadura en Segunda. Se acabó el tiempo de preparación y la pretemporada. Regresa un Sporting revolucionario, un proyecto de cero orquestado entre Baraja y Miguel Torrecilla, coordinado, incluso, antes del final de Liga. En mayo, con el equipo inmerso en el play off, el técnico y el director deportivo se reunieron para configurar las bases del nuevo proyecto, planificando sobre la posibilidad de ascender a Primera o seguir, como, finalmente, sucedió en Segunda. Ahora, a falta de tres llegadas, y alguna salida, el Pipo podrá presentar en Alcorcón un boceto de su nuevo Sporting, la presentación de una obra, que, todavía, necesita retoques, pero que es virgen. La temporada pasada, el vallisoletano llegó con una plantilla poco ajustada a su ideario; ahora, tras las reuniones de mayo, el técnico sí que maneja perfiles seleccionados.

Una revolución pactada

De esas largas cumbres en Mareo, y posteriores llamadas telefónicas, una vez que el Pipo se fue de vacaciones a Valladolid, primero, y al sur, después, se llegó a la conclusión de que este equipo necesitaba una revolución casi total. Uno de los puntos en común de las reuniones de mayo era claro: la plantilla no tenía líderes. El nuevo Sporting sin estar finalizado, faltan hombres de ataque, y descartes por salir, se ajusta al perfil que entendía necesario Baraja. El técnico insistió en determinadas carencias y Torrecilla, y su equipo de trabajo, acudieron al mercado internacional para firmar jugadores muy marcados, nada aleatorios.

La base fuerte, canteranos y fichajes

Todo estaba coordinado. Las promociones, también, pactadas. Se llegó a la conclusión que tras la más que meritoria temporada del Sporting B, había 6 jugadores preparados para dar el salto: Dani Martín, Juan Rodríguez, Cris Salvador, Nacho Méndez Isma Cerro y Álvaro Traver. Además, otros 2, que realmente eran 3, con Cayarga, que podrían mezclar dinámicas: Carlos Cordero y Pedro Díaz. Aunque, en esta pretemporada, unos han demostrado estar más hechos que otros, y no se descarta la cesión de Cerro, a la espera de futuras incorporaciones. Los promocionados se unían a la base fuerte, los que debían seguir sí o sí. Mariño, Álex Pérez, Canella, Carmona y, también, Sergio. El avilesino, finalmente, decidió salir. Y Barba ya había advertido en enero de su plan: fugarse a Italia. También se tenía en mente recuperar a Babin, un jugador que había sido seguido en su cesión en Tel Aviv y que se considera determinante, en su pico de forma.

Para reconstruir el nuevo Sporting, Torrecilla llevaba meses detectando en el mercado las lagunas de la plantilla pasada, buscando carácter, experiencia y rendimiento inmediato. Ahora llega Alcorcón y Baraja, a la espera de atacantes, tiene las bases de su nuevo proyecto que inicia en Santo Domingo pero que se empezó a orquestar en esas largas reuniones entre mayo y junio. Todo empezó ahí.

Valora este artículo

52 votos

Baraja presenta el nuevo Sporting nacido en las «reuniones de mayo»