Crónica: El Sporting se mantiene en la cresta de la ola

El Sporting empató (2-2) contra el Eibar y estará en octavos de final

Sporting
Sporting

Camuflado en un verde esperanza, este Sporting, reconocido en la cresta de la ola, se ha ganado el derecho a estar en octavos y a ilusionar antes del cierre de año. El equipo gijonés encaraba la eliminatoria con ventaja pero demostró carecer de complejos. Una parte para cada uno en goles y en juego y unas tablas (2-2) como final.

Fue un equipo valiente, que apostó por dejarse ver en la zona del rival. Sufrió, sobre todo en el segundo tiempo, con el Eibar lanzado, pero mañana, diez años después, estará en el sorteo de octavos. El único superviviente de Segunda.

Debut de Berto Espeso

Una cosa son las palabras; otra los hechos. José Alberto López apostó fuerte por el bloque filial, con la entrada directa al once del debutante Berto Espeso y el mediocentro Pedro Díaz. Con el riesgo elevado, a pesar del buen hacer en la ida, ante un hueso duro como es el Eibar de Mendilibar que elevó su tentativa por la remontada dando entrada a más titulares de lo esperable.

El dibujo anunciado presentaba una importante variación respecto al sistema inicial. La presencia de Pablo Pérez, más como enganche, daba paso a un dibujo con tres mediapuntas y un doble pivote formado por Cofie y Pedro. En el carril zurdo se situaba el finés Lod, situado metros por delante del debutante Espeso. Al otro perfil, al diestro, entraba Álvaro Jiménez y en la punta de ataque Nick Blackman.

Respaldado por el buen trabajo en la ida, el Sporting, entero de verde, saltó a Ipurua sin complejos. Plagados de los menos habituales, el equipo gijonés plegó la primera línea de presión, menos avanzada que en el catálogo habitual de José Alberto, consciente de su ventaja, pero sin conceder metros en campo propio. La eficacia defensiva dependía de una precisa y mínima distancia entre líneas; después el discurso ofensivo sumaba una nueva variante: el balón al espacio del doble punta con Pablo Pérez y Blackman. Ahí, atacando desde su campo, siendo valiente, amargó el Sporting a un Eibar irreconocible.

Robin Lod rompe el encuentro

La lectura del encuentro fue inmejorable. El Sporting no sesteaba con balón; era vertical. El golpeo en largo, como arma efectiva, no como despeje sin sentido, obligaba al Eibar, despistado, a correr a sus espaldas. Lod, brillante, desató la furia verde ofensiva del Sporting que atacaba en manada.

En cada salida, fruto de la ambición que contagia el nuevo discurso, asomaban 3 o jugadores por el área. Una salida triunfal de Blackman, con una maniobra de jugador de fútbol importante, encontró a Lod, que tras varios registros de calidad, abrió a Berto Espeso y este regaló el gol a la testa de Álvaro. Fue una obra deliciosa por la interpretación de las exigencias en cada paso.

No se conformó con adelantarse el Sporting de José Alberto. Se escudó en su ventaja, ya muy amplía, para crecer en el partido. La propuesta, justificada con el primer tanto, se hizo grande. En todas las jugadas el Sporting se descolgaba con hasta cuatro atacantes. En otra maniobra excelsa de Lod, lanzado, llegó el camino del segundo gol, con un remate de izquierdas de Pablo Pérez.

Cucurella reanima al Eibar

Con la eliminatoria casi sentenciada, Mendilibar, técnico inquieto, revolucionó el orden dando entrada a José Ángel y De Blasis pero sobre todo adelantando a Cucurella. El extremo catalán, que ya descosió al Madrid, destrozó la calma. Una diagonal a la espalda de Molinero, desajustado y lejano a Álex Pérez, dio aire al Eibar, impulsado por el grito de Ipurua, un estadio de corte inglés, con las gradas casi dispuestas sobre el verde.

El Sporting, aturdido, no encontraba el pulso. La guerra de Cucurella, insaciable, amarró al equipo asturiano, incapaz de cerrar el impulso y de encontrar tablas con pelota, con Cofie, mudo con balón, ya en el vestuario. El Eibar mereció un recorte mayor pero se encontró con Dani Martín, portero en mayúsculas.

Con la caída de los minutos, José Alberto decidió buscar balón para protegerse de más sustos. Otra apuesta valiente. Cuando lo fácil sería buscar un pacto con el tiempo, el Sporting terminó con Sousa, Nacho Méndez o Robin Lod, tres defensores del cuero. La victoria, con el postrero gol de Charles, se escapó pero el billete está en el bolsillo.

SD Eibar: Riesgo; Peña (Charles min 60), Arbilla, Bigas, Cucurella; Hervías (J- Ángel min 45), Jordán, Sergio Á, P. Millá (De Blasis min 45); Cardona, K. García

Real Sporting: Dani M; Molinero, Álex P, Juan, Espeso; Cofie (A. Sousa min 60), Pedro; Álvaro J (Nacho Méndez min 77), Lod, Pablo P (P- Fernández min 67); Blackman

Goles: 0-1 Álvaro J (min 13) 0-2 Pablo Pérez (min 39) 1-2 Cucurella (min 52) 2-2 Charles (min 86)

Valora este artículo

8 votos

Crónica: El Sporting se mantiene en la cresta de la ola