La delantera del Sporting se hace esperar

La falta de presencia ofensiva centra las dudas de los rojiblancos

Djurdjevic
Djurdjevic

Consumido el primer mes de competición para el Real Sporting de Gijón, el conjunto rojiblanco ha ido dejando al descubierto parte de sus virtudes y carencias. Mientras la idea de juego a implantar por el cuerpo técnico termina de enraizar, los pupilos de José Alberto López han logrado superar un exigente tramo de campeonato con un balance de puntos inferior al de las sensaciones, positivas en el aspecto defensivo o en la sala de máquinas de la medular y con mayores incógnitas en la zona de ataque, a la espera de que la delantera entre en juego.

Lastrados por las reiteradas inferioridades numéricas, que han obligado al equipo a redoblar esfuerzos en retaguardia y condicionados por haber estado por delante en el marcador en tres de los cuatro duelos disputados, lo que ha ayudado a contener el ímpetu finalizador y tratar de medir los esfuerzos en ataque, lo cierto es que las estadísticas oficiales de LaLiga reflejan guarismos por debajo de lo esperado en un equipo concebido para pelear por la zona noble de la tabla. Datos que centran las miradas en los jugadores de vanguardia, especialmente en un Uros Djurdjevic del que se espera un pronto despertar anotador.

El ariete serbio, titular indiscutible en este arranque de campeonato, es el futbolista rojiblanco que más ha buscado la meta contraria tras los cuatro primeros duelos. Djuka suma un total de ocho disparos a portería, de los que únicamente tres han encontrado la dirección adecuada para hacer intervenir a los arqueros rivales. Un balance insuficiente y que deja al delantero sportinguista como el jugador número 25 en golpeos entre los tres palos de todos los que forman parte de la Liga Smartbank. Cifras que denotan las carencias ofensivas de un conjunto que trabaja para elevar su caudal ofensivo y su eficacia anotadora, un lastre que amenaza con aumentar la ansiedad perpetua con la que cohabita el serbio, que ya alcanza los 345 minutos de juego sin grito de gol en este curso. 

A la estela de los ocho ensayos del balcánico se asoman los cuatro disparos de Carlos Carmona y los de un sorprendente Francisco Molinero, que pese a ser defensa ha medido sus apariciones en área contraria para sumar peligro. Tras ellos, Aitor García, por debajo de su media del pasado curso, Pablo Pérez y Borja López, otro defensa, con tres intentos, encabezan el ranking del anémico ataque rojiblanco. 

La delantera del Sporting se hace esperar