El Sporting, a vueltas con el sistema

Djukic busca acomodo para el refuerzo invernal

Djukic
Djukic

Una cita vital para el cambio. El Real Sporting de Gijón afronta una nueva semana de trabajo con la mirada puesta en su compromiso frente al Racing de Santander del próximo domingo. Un duelo por todo lo bajo en el que los rojiblancos tratarán de alterar la dinámica que les ha metido de pleno en la zona roja de la clasificación.

Con escaso margen para el error y la necesidad imperiosa de recuperar aire en la tabla, Miroslav Djukic deberá encontrar, por fin, el método con el que elevar las prestaciones de su equipo. El técnico serbio, que llegaba con la premisa de dotar de solvencia defensiva a la escuadra astur, ha tratado de encontrar el sistema adecuado para equilibrar la falta de pegada de los suyos con la solidez en la zaga. Sin fortuna en la misión hasta el momento, la opción de dar una nueva vuelta al esquema de juego se acrecienta con las posibilidades que ofrece el único refuerzo invernal

Momento de cambios. El principal, el objetivo. En el vestuario rojiblanco se reconoce abiertamente la delicada situación por la que atraviesa el equipo, sin los habituales paños calientes, y las miras se centran exclusivamente en asegurar los puntos necesarios para cerrar la permanencia, tratando de evitar que la temporada pase de ser un fracaso, algo que ya no tiene discusión, a ser una catástrofe de dimensiones históricas.

El duelo ante el colista, en proceso de reacción, obliga a elevar las prestaciones y a buscar soluciones con urgencia. Djukic cuenta para ello con la aportación de Murilo, la posible entrada del brasileño en el once inicial alteraría una vez más el sistema, desterrando la opción estéril de los dos puntas para mutar el esquema y encontrar acomodo al extremo. La idea del serbio, tratar de sumar efectivos en el área contraria desde el planteamiento inicial, no ha traído los frutos esperados y obliga a una nueva reflexión.

El 4-2-3-1 con el que el serbio planteó sus primeros encuentros al frente de los rojiblancos asoma en el horizonte. Una opción que devolvería a Manu García al lugar que nunca debió abandonar, la mediapunta, y en la que Murilo podría sacar partido de las características que dejó atisbar en su estreno frente al Mirandés. El trabajo del serbio durante las cuatro sesiones previstas para la semana permitirá observar las piezas que pondrán en ejecución la idea definitiva, con la elección del encargado de ejercer de referencia ofensiva como una de las principales incógnitas a resolver

*El sistema de comentarios se encuentra más abajo de lo habitual, disculpen las molestias.

El Sporting, a vueltas con el sistema