«El Sporting debería pedir perdón a su afición»

Artículo de opinión

Afición Sporting
Afición Sporting

La vida está acompañada del triunfo y del fracaso en el día a día, es algo natural, pero tanto en la derrota como en la victoria, conviene completar una serie de pautas para afrontar las situaciones con cierto sentido. Es evidente que si 12 o 14 equipos pelean cada temporada por ascender, entre 9 y 11 fracasarán, al solo existir plazas para 3 de ellos en la liga de las estrellas. La diferencia se encuentra en las formas de convivir con el error y de tratar de evitarlo en el proyecto posterior, al menos de intentarlo.

La afición del Real Sporting de Gijón compró su abono bajo la premisa de, como mínimo, pelear por la promoción de ascenso a Primera división, algo que no solo ya se da por descartado desde el vestuario en febrero, sino que en ningún momento ha estado cerca. Todavía puede ocurrir un milagro de aquí a junio, pero una vez que los propios futbolistas de la SAD rojiblanca han reconocido que su objetivo más realista se encuentra en sumar los 50 puntos, sería conveniente que algún responsable del Sporting saliese a pedir disculpas a los aficionados que se hayan podido sentir defraudados, mientras se solicita el apoyo de los seguidores sportinguistas para lograr la vital salvación de la categoría, y se dan las primeras pinceladas sobre cómo poner remedio a una crisis que arrastra la escuadra asturiana desde hace 4 temporadas, con una evidente decadencia, año tras año, desde que se logró la permanencia en Primera división con el Sporting de los guajes.

Las explicaciones de los altos cargos del Sporting se han visto reducidas desde el verano a entrevistas, muy concretas y en determinados medios de comunicación, así como contadas apariciones públicas en eventos, más por obligación que por convicción. Los aficionados rojiblancos ni siquiera han podido escuchar las ya tradicionales ruedas de prensa de Miguel Torrecilla tras los dos últimos mercados de fichajes. En ese sentido, también se debería analizar desde la propiedad la falta de confianza que existe en el público ante parte de su organigrama, si nadie se encuentra en disposición de asumir dicho rol con opciones de éxito, sería el momento de cambiar algunas fichas. Joaquín podría llegar a dar ese paso al frente como portavoz, si bien es cierto que recién llegado y sin responsabilidad sobre el proyecto que se encontró, no sería justo ni positivo para el desarrollo de su nueva etapa en Mareo.

En paralelo, otros conjuntos en una situación similar ya se encuentran incluso tomando decisiones, el Tenerife ha presentado un nuevo director deportivo, mientras el Deportivo de La Coruña ha cambiado su dirección deportiva, su directiva, su deuda, su situación accionarial, su cuerpo técnico, parte de su plantilla y hasta su racha de resultados.

La solución no siempre pasa por hacer cambios radicales, de hecho, en el Sporting se viene cambiando todo sin éxito cada 6 meses, o prácticamente todo, los altos cargos de la institución no se han visto alterados. Pero la afición, como mínimo, merece una serie de explicaciones con las que tranquilizarse e ilusionarse, a la par que entre bastidores se comienza el trabajo para poner soluciones, que no parches, de cara al futuro. Obviamente, el discurso no puede completarse con palabras vacías de contenido y de hechos.

*El sistema de comentarios se encuentra más abajo de lo habitual, disculpen las molestias.

«El Sporting debería pedir perdón a su afición»