Ex Sporting: Halilovic, «Mis mejores años están por llegar»

El exrojiblanco, de 23 años, juega en el octavo equipo de su carrera

Halilovic
Halilovic

En búsqueda. Alen Halilovic llegaba esta temporada al Heerenveen de Holanda, octavo club de su carrera a los 23 años, para intentar encontrar un nuevo impulso después de no cumplir las expectativas en experiencias previas. El talento croata mantiene en el recuerdo su paso por las filas del Real Sporting de Gijón, hace cinco campañas, como el punto más alto de una trayectoria a la que "los mejores días están por llegar".

El mundo del balón no es ajeno a la crisis global del coronavirus, y algunos equipos y futbolistas se han visto particularmente afectados. Halilovic comenzaba a dar un paso adelante después de mucho tiempo cuando llegaba el parón competitivo en los Países Bajos. Sin embargo, el exrojiblanco está convencido de que los años más difíciles de su carrera han quedado atrás.

Siempre bajo la lupa. "Desde que tenía 16 años, nunca tuve el derecho de jugar 'simplemente bien'. De ser así, me dirían que jugué mal. Pero si jugaba realmente bien, entonces dirían que era genial. Nunca hubo un punto medio conmigo, siempre en los extremos, o bueno o malo". declaraba Halilovic en una conversación con el canal Fox Sports en la que reconocía que no le ha resultado fácil lidiar con las críticas.

"Solía ser difícil para mí. Ahora tengo 23 años y ya no me importa lo que otras personas digan o piensen de mí". Descargado de esa losa y tras un comienzo a paso lento, la magia del croata comenzaba a aparecer en el Heerenveen, con el que sumaba 17 apariciones en la Eredivisie esta temporada, aportando un gol y 3 asistencias. Ahora el descanso obligatorio. En el momento equivocado para Halilovic.

Todo son incertidumbres de cara al futuro. Sin fecha de regreso de la competición, Halilovic todavía pertenece al AC Milan, club del que ya ha salido cedido en dos ocasiones y al que no parece estar ligado el porvenir de su mágico pie izquierdo. "Mis mejores años todavía están por llegar", dice Halilovic con total convicción. La única pregunta es dónde y cuándo reaparecerá el fúbol que puedo mostrar en su etapa como sportinguista.

Un papel protagonista en la permanencia en Primera

El habilidoso atacante realizaba en Gijón un gran primer tramo de campaña, aunque su luz se iría apagando a partir de febrero. Una mala racha de resultados obligó al Pitu Abelardo a cambiar sus alineaciones y Halilovic salió del once en favor de otros nombres, una decisión que mermó de forma notable notable su confianza, y con ella su rendimiento, dejando así sus estadísticas en 3 goles y 5 asistencias en Liga, así como otros 2 goles más en los 45 minutos coperos que disputó contra el Betis.  

Días después de lograr la ansiada permanencia en la máxima categoría, el cuerpo técnico del Pitu Abelardo recomendaba su continuidad en el Sporting para seguir desarrollando su juego, aunque el entorno de Halilovic ya había tomado otra decisión, se iría traspasado desde Barcelona al Hamburgo de la Bundesliga por unos 5 millones de euros. Los alemanes habían insistido en su llegada durante el verano anterior, sin embargo, en ese momento se habría impuesto el criterio culé para acabar cedido en El Molinón.

El salto al fúbol alemán terminaba por resultar un movimiento nefasto para el Hamburgo y Halilovic, puesto que el futbolista daba por finalizado su contrato sin llegar a vestir su camiseta durante 200 minutos, con una cesión de año y medio incluida a Las Palmas para liberarse de su ficha, donde disputó unos 2.000 minutos consiguiendo 2 goles y 4 asistencias, pese a tener una larga lesión de tobillo.  

Con la carta de libertad bajo el brazo, el croata recalaba en el Milan, donde no llegó a debutar en la Serie A, lo que le llevó a encadenar cesiones, primero al Standard Lieja de la liga belga y ahora el Heerenveen con la calidad y la confiaza intactas, "los mejores años están por llegar".

 

*El sistema de comentarios se encuentra más abajo de lo habitual, disculpen las molestias.

Ex Sporting: Halilovic, «Mis mejores años están por llegar»