Sporting 1-1 Rayo Vallecano

David Acebal

SPORTING 1905

Aitor
Aitor LaLiga

Los rojiblancos, con 10 por expulsión de Carmona, suman un sufrido punto en un partido loco

17 nov 2020 . Actualizado a las 00:25 h.

Carrusel de emociones y susto final. El Real Sporting de Gijón ha sumado un punto, que le mantiene en la tercera plaza de la clasificación, en la visita del Rayo Vallecano a El Molinón. El duelo, con expulsión, goles anulados, tanto en propia puerta y golazo, reparte puntos y deja un sabor agridulce en las filas rojiblancas. De ver el partido cuesta arriba, a acariciar los puntos y sufrir en los minutos finales. Locura de partido.

Dos modificaciones en el once

Nacho, pero también Fuego, ante la ausencia de Manu. El once inicial rojiblanco saltaba al verde de El Molinón con dos caras nuevas respecto a la última cita. David Gallego cumplía con los pronósticos y daba entrada a Nacho Méndez, pero acostado en la banda, dejando de partida la labor de enganche para Pedro Díaz, lo que abría hueco en el pivote a Javi Fuego. Baile de piezas y refuerzo en la zona ancha.

De inicio, voz de mando en rojiblanco. Acampados en la mitad del terreno de jugo vallecano, con presión alta y acercamientos tímidos, pero efectivos como llamada de atención. Aitor desde la izquierda, Pedro en el enganche y Nacho partiendo desde el costado derecho marcaban el ritmo del ataque. Gragera no encontraba la meta tras servicio acrobático de Djuka.

Los de Iraola, tímidos, confiaban en las acometidas de Isi y en el balón parado. Desde la esquina perdonaba Velázquez, completamente solo en área pequeña. El ritmo alto daba opción de réplica a los locales. Una buena combinación de la zona media era culminada por Aitor con un disparo desde la frontal que se iba sobre la meta de Dimitrievski. Con el encuentro abierto se nivelaban las fuerzas.

Batalla sin cuartel en la medular, defensas fuertes y las balas locales dispuestas a exprimir los metros a la espalda de la defensa vallecana. Llegaba el intermedio sin disparos entre palos y falta de claridad en los metros finales en el bando local, encorsetado por el doble pivote de contención.

Segunda parte de locura

Djuka tardaba 10 segundos en poner el primer disparo entre palos en las estadísticas tras el paso por vestuarios. El meta macedonia desviaba con apuros el misil del serbio. Enchufados los de Gallego era Aitor, con un lujo de autopase pegado en banda, el que ponía un balón peligroso en el área que despejaba en última instancia el central de la franja, cuando Djuka esperaba para empujar.

Con los locales comandando el ritmo del cara a cara, Nacho Méndez tenía que dejar el terreno de juego por lesión. El canterano se iba al vestuario entre lágrimas, maldiciendo la falta de fortuna en su vuelta al once titular. Carmona le suplía, regresaba el 10, con media hora de juego por delante y alto ritmo en sus primeras jugadas, hasta ver la tarjeta roja. VAR mediante a los 7 minutos sobre el verde, por una entrada peligrosa sobre Fran García, el capitán se iba a la ducha. No estaba el día para regresos en el Sporting.

Se acumulaban las malas nuevas en el bando rojiblanco y pudo ser peor. Catena llevaba el balón al fondo de la red de Mariño, después de un saque de esquina, pero el tanto era anulado por mano del central tras rebote del esférico en el palo. Se volcaba el Rayo y tocaba apretar los dientes. Otro gol anulado a Catena, por dudosa falta sobre Babin.