«¿Quién pagará el nuevo El Molinón? la duda del sportinguismo...y del oviedismo»

Alejandro Vigil Morán

SPORTING 1905

El Molinón
El Molinón Real Sporting

Artículo de opinión

04 oct 2022 . Actualizado a las 23:03 h.

Todo gran proyecto genera dudas, es lógico, más si cabe cuando se habla de cifras que pueden llegar a rondar los 300 millones de euros, lo que convertiría a la candidatura de Asturias 2030 en una de las operaciones más costosas de la historia del Principado.

En este sentido, el Grupo Orlegi y el Real Sporting de Gijón trabajan estos días en darle forma a su idea para presentarla en sociedad, será a partir de ese momento cuando se comience a resolver la gran incógnita de la financiación. No obstante, como suele decir en estos casos, el proyecto, si sale adelante, se paga solo; más si cabe en el del nuevo Molinón, dado que el Ayuntamiento de Gijón ya ha cerrado la ventanilla antes de tiempo y el Principado de Asturias tampoco parece en disposición de realizar grandes desembolsos.

Estamos hablando de construir un estadio de primer nivel, pero también un complejo comercial con negocios de todo tipo, un aparcamiento con más de 5.000 plazas, así una torre y un hotel, todo ello cerca de la milla de oro asturiana, en lo que al precio del suelo se refiere.

Para darle un poco de contexto, nos sirve de ejemplo la venta de Parque Principado al fondo alemán ECE European Prime Shopping Centre Fund, una operación tasada en 290 millones de euros. La extensión no es la misma, pero tiene más valor un metro cuadrado en esta zona que en un descampado de Siero.

Todo ello sin olvidar los ingresos extra que puede jugar la parte más deportiva, la de los nuevos palcos VIP, los asientos extra si se logra ascender a Primera división y los eventos que se puedan organizar en un recinto de primer nivel.

Días atrás, en el evento de la Embajada de México, se pudo ver entre otros a personas relevantes del Banco Sabadell y del Banco Santander, la financiación privada que capte Orlegi y las herramientas que pueda ofrecer la consultora KPMG se antojan como la clave para desbloquear la operación de un proyecto que será presentado en los próximos días. La otra pata serán los fondos que el Gobierno de España ofrezca como eventual sede del Mundial a través del CSD, así como alguno que se pueda lograr a través de las partidas europeas creadas a raíz del Covid.

Por el contrario, la gran duda es quién pagaría el parche de volver a reformar el estadio que se ha propuesto en Gijón para ampliar el aforo del actual estadio hasta superar los 43.000 asientos, ya que el Ayuntamiento no está dispuesto a llegar a los 10 millones de euros -se hablaba de un coste de 40 millones- y no se vislumbran opciones de monetizar nuevos espacios comerciales que puedan rentabilizar la captación de fondos privados, una vez que los bajos ya están siendo gestionados por Cafento para las próximas décadas de cara a financiar la anterior reforma.