Massiel confiesa que fue drogada: «Me quedé en la barra pensando, ¿pero qué me han metido?»

La cantante acudió al programa «Sálvame» donde confesó algunos aspectos de su vida privada, como este capítulo ocurrido en Studio 54

Massiel en el programa «Sálvame» de Telecinco
Massiel en el programa «Sálvame» de Telecinco

Redacción

La cantante Massiel pasó el sábado por el plató de Sálvame Deluxe para confesarle a su presentador, Jorge Javier, muchos detalles desconocidos de su vida íntima. La que fue ganadora del festival de Eurovisión en 1968, sorprendió a los espectadores con sus múltiples anécdotas y también con algún capítulo duro y muy personal. La asturiana reconoció que fue drogada contra su voluntad en el Studio 54 de Nueva York.

Cuando ganó Eurovisión, con tan solo 21 años de edad, tuvo que aprender a madurar lo suficientemente rápido para enfrentarse a todo lo que le venía encima. La fama iba a la velocidad de la luz, y a Massiel no le fue nada fácil enfrentarse a ella. Así es cómo vivió uno de los momentos más duros de su vida, cuando se encontraba en el 54, la legendaria discoteca neoyorquina, famosa por la fiebre de la música disco y la libertad sexual. «Me metieron popper contra mi voluntad en el Studio 54 de Nueva York. Me quedé en la barra pensando, ¿pero qué me han metido?», explicaba la asturiana a un atónito Jorge Javier. Aunque no quiso revelar lo que sucedió después, sí que hablaron de lo que es el popper, un tipo de droga que provoca la relajación muscular.

«Soy hija de una madre dominante y un padre déspota»

Massiel también habló de su familia, reconociendo que, «sobrevivir siendo pequeña en casa fue duro». Al ser preguntada por el presentador sobre sus padres, la asturiana afirmó: «Yo soy hija de una madre muy dominante y de un padre maravilloso pero muy déspota. Empezó a quererme más cuando empezó a viajar conmigo». Una madre que, según sus palabras, la traicionó haciendo una campaña de publicidad que ella no había consentido, de la cual se enteró volviendo de Londres, tras ganar Eurovisión. «Me veo anunciando una urbanización en un periódico. Mi madre convenció a un fan para que falsificara mi firma. Hicieron una campaña de publicidad que no había permitido yo. Esa fue una de las cosas que me bajaron el ánimo antes de pisar el suelo español. No es fácil», contaba. 

Por lo que afirmó que de lo único que se arrepiente es de no haber sido más cínica a la hora de afrontar la vida: «Tenía que haber sido mucho más cínica, no haber puesto la cara. Porque me han roto la cara muchas veces, de verdad e hipotéticamente hablando». 

Comentarios

Massiel confiesa que fue drogada: «Me quedé en la barra pensando, ¿pero qué me han metido?»