«No todos los cachopos son de carne», el pasaporte de una asturiana para Masterchef

La turonesa Mónica Longo participa en la octava edición del concurso de cocina

Mónica Longo, representante asturiana en Masterchef Viene desde Oviedo, pero nació en Turón, y entró gracias al voto de Samantha en la octava edición del concurso de cocina más famoso de la televisión

Redacción

Viene desde Oviedo, pero nació en Turón. Mónica Longo, de 48 años, es limpiadora y camarera. Compagina ambos trabajos, aunque su pasión es la cocina. Su primer recuerdo en una se remonta a la época de las cocinas de carbón, con su madre, quien le regaló a ella y a sus hermanos «unos cacharritos pequeños donde se podía hacer comida». Así, mientras la mujer cocinaba las fabas, ellos iban practicando en pequeñas cantidades. «¡Era maravilloso!», recuerda con nostalgia la asturiana. Ahora, varios años después, ha conseguido su sueño: es concursante de la octava edición de Masterchef España. El delantal que le otorgó Samantha tras presentar «No todos los cachopos son de carne», es la prueba de ello. 

No ha sido un camino de rosas para la turonesa, quien asegura que sigue el programa desde su primera edición, la cual fue «como un chute de adrenalina». Desde entonces, quiere presentarse todos los años, pero por diversas circunstancias han tenido que pasar siete ediciones hasta que Longo se ha dicho «Esta es la mía». La octava edición comenzó hace una semana en La 1 de TVE, ya que está graba desde antes de que se decretara el Estado de Alarma. En el primer programa, los jueces, Pepe, Samantha y Jordi, decidieron a los concursantes de este año, haciéndoles entrega del delantal más famoso de la televisión. Uno de ellos, fue para la asturiana.

«No todos los cachopos son de carne». Una afirmación cuanto menos polémica en el Principado. Así se llamaba el plato con el que Mónica Longo consiguió convencer a Samantha, no sin antes llevarse en «no» de Pepe, pero el «sí» de Jordi, quien apuntilló que no se trata de un cachopo, pero que estaba rico. El plato en cuestión consistió en pescado, calabacín y patata. Así, quedaba en manos de la mujer del jurado la entrada -o no- de la turonesa. «Creo que tienes potencial», fueron las últimas palabras de la juez antes de dar varios pasos al frente y hacerle entrega a Longo el delantal blanco. 

Otros talentos de la asturiana

Antes del veredicto, la asturiana sacó a relucir el que podría ser ¿otro talento oculto? «Si es mi último día, que me quiten lo bailao», decía, justo antes de arrancarse por bulerías y cantar esta estrofa: «Te quiero más que a mi vida. Te quiero más que a mis ojos. Que se me pare el pulso si te dejo de querer». Lo que valió para levantar un fuerte aplauso entre sus compañeros. Al final no fue su último día, y tendremos que ver si tiene preparadas más canciones para los siguientes programas. 

En el próximo programa...

Esta noche se emite el siguiente programa, el primero con la «plantilla» real del concurso, tras ser escogida en el que podría denominarse el programa 0. En esta primera aventura, la asturiana tendrá 90 minutos para sorprender a los jueces con un plato que hable de ella. Con pimentón dulce, polvo de espinaca, cúrcuma, tinta de calamar, cacao o zanahoria en polvo, tendrán que dar color a alimentos blancos. Además, Tamara Falcó (ganadora de la última edición de Masterchef Celebrity) y el chef Ángel León, aparecerán en el programa. 

Además, viajan a Málaga, concretamente a un pueblo llamado Frigiliana, que esconde la única fábrica de miel de caña de Europa. Allí, disputarán la primera prueba de equipos, con los primeros capitanes de la edición. Cocinarán un menú con productos de la tierra, avalados por el sello de calidad Sabor a Málaga, y que servirán en un buffet para cien comensales.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«No todos los cachopos son de carne», el pasaporte de una asturiana para Masterchef