El piso de 3 millones que Iker Casillas compró en el centro de Madrid

El portero y Sara Carbonero aseguran a su entorno que siguen tan unidos como siempre y no hay crisis entre ellos


Coincidiendo con su regreso a España después de cinco años residiendo en Oporto, Iker Casillas se ha comprado una impresionante propiedad en el centro de la capital. Según informa la revista Diez minutos y recoge Europa Press, el inmueble, situado en una de las mejores zonas de Madrid - frente al templo de Debod, en el distrito de Moncloa - consta de 300 metros cuadrados y le ha costado una suma de 3 millones de euros.

Aunque el exfutbolista adquirió este piso el pasado mes de abril y está realizando una importante reforma desde entonces, no ha sido hasta ahora cuando se ha conocido esta adquisición, que Iker ha realizado en solitario. Y es que, según informa la citada publicación, en las escrituras solo consta el nombre del mostoleño y no así el de su mujer.

Mucho se ha especulado con una supuesta crisis entre el portero y Sara Carbonero -después de unas declaraciones en las que Casillas admitía que no había estado al lado de su mujer todo lo que debía- pero nada más lejos de la realidad. El consolidado matrimonio, que lleva ya once años de estable relación, prefiere no entrar en desmentidos, pero sí aseguran a su entorno que no hay ningún problema entre ellos y están tan unidos como siempre.

Prueba de ello son las imágenes que ambos han compartido en sus respectivas redes sociales del pueblo de Iker, Navalacruz, donde la atractiva pareja estaría disfrutando de unas tranquilas vacaciones con sus hijos Martín y Lucas.

Todavía se desconoce si Iker y Sara se establecerán en este piso que ocupa un señorial y céntrico edificio una vez concluya la reforma o si seguirán viviendo en su espectacular chalet de La Finca, en Pozuelo de Alarcón. En el caso de vivir finalmente en este impresionante piso de 300 metros cuadrados, la pareja contaría con Eugenia Silva y Pedro Almodóvar, entre otros, como vecinos.

La confesión de Iker Casillas: «No he estado lo que tendría que haber estado al lado de Sara»

Martín Bastos

La pareja comienza una nueva vida en Madrid

Iker Casillas y Sara Carbonero compaginan sus vacaciones con su mudanza a Madrid, donde vuelven tras cinco años en Oporto. En la ciudad portuguesa han vivido momento muy felices y trabado amistades para toda la vida, pero también han pasado momentos muy duros, sobretodo en el último año, con el infarto que sufrió el portero (y que lo ha apartado definitivamente del fútbol en activo) y el cáncer de ovario que le fue detectado casi al mismo tiempo a la periodista. Ya recuperados los dos, pasan un verano familiar en sus pueblos mientras ultiman los preparativos de su nueva vida en Madrid. «Somos personas de riesgo y no queremos arriesgar», aseguraba en declaraciones a la revista Semana. En ella Iker explica su sonada ausencia en el entierro del abuelo de Sara Carbonero.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El piso de 3 millones que Iker Casillas compró en el centro de Madrid