Piden que el albergue de animales de Mieres recuerde a Tono, el guardia civil que falleció atropellado

«Era el ángel de los animales abandonados del municipio», dicen quienes ya han reunido más de 4.000 firmas para que se recuerde su labor como voluntario desde hace 7 años en el equipamiento municipal

Ángel Ambrosio con uno de los animales del albergue
Ángel Ambrosio con uno de los animales del albergue

Redacción

La fatídica noticia del fallecimiento del agente Ángel Antonio Ambrosio, tras ser atropellado por una furgoneta en un control de movilidad, sembró la tristeza en Mieres. Vecinos de la villa, donde era natural, han iniciado una campaña para honrarle. Como Tono, conocido así por su entorno, era «el ángel de los animales abandonados» de Mieres piden una placa y que la designación del albergue municipal lleve su nombre porque allí pasó muchas horas de su vida. El Ayuntamiento ya ha aceptado la propuesta. 

En menos de 24 horas, más de 4.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org arroparon esta iniciativa. La dedicación de Tono a los animales abandonados en el municipio es memorable, ya que «llevaba 7 años como voluntario del albergue acudiendo a diario a pasear a los perros que allí había. Gracias a él, cuando el albergue llegó a tener más de 100 perros, muchos tenían la oportunidad de salir al menos una vez a la semana. Y para ello se pasaba dos o tres horas o las que hiciese falta. Subía con uno, daba una vuelta larga y volvía a por otro, siempre acompañado por sus hijos peludos Micka y Locky».

A lo que se añade la ayuda aportada en forma de dinero «para pagar operaciones y cualquier cosa que hiciese falta para ayudar a los 'bichos', como él los llamaba», en tiempos en los que el Ayuntamiento apenas destinaba parte del presupuesto para el albergue y muchas cosas se cubrían gracias a los donativos de la gente. «Y en eso Tono marcaba la diferencia».

«Todavía la semana pasada, la Asociación de Gatos de Mieres creía que iba a tener que hacer frente al coste de una operación inasumible para ellas. Todo por culpa de la gestión actual del albergue contra la que llevamos todo el año luchando. Pero ahí estaba Tono, diciéndonos que iba a cubrir todo el dinero de la operación. No quería permitir que tuviesen que disolver la asociación por no poder hacer frente a tantas deudas. Y si Tono decía algo así, es que lo iba a hacer sin dudar ni un solo momento. Estamos hablando de una operación seguramente de más de 1000 euros», señalan en el comunicado publicado para pedir este homenaje al guardia civil

Hace unos meses, recuerdan, «estuvo de servicio en Melilla y Allí se topó con una colonia de gatos que nadie atendía. Él se ocupó de cuidar de ellos durante el tiempo que estuvo allí. Y a la vez, contactó con una protectora de la zona para asegurarse que alguien los pudiera atender cuando él se tuviese que ir. Y lo consiguió. A cambio, como ayuda, prometió enviarles todos los meses un dinero para la alimentación y cuidado de los gatinos».

Su forma de ser hizo que se ganase el cariño de la gente y sea recordado con una sonrisa. «Era una persona espectacular que siempre estaba dispuesto a ayudar en lo que hiciese falta, nunca decía que no a nada. Ya se tratase de un rescate a última hora de la noche o de atrapar a algún gatín a primera hora de la mañana. Y siempre actuando en un segundo plano, sin querer llevar ningún reconocimiento ni medalla. Lo hacía todo única y exclusivamente por ellos», aseguran en el comunicado y lamentan la pérdida, sobre todo para aquellos animales abandonados. «Hoy te lloran no sólo tus seres queridos, sino los cientos de animales que pasaron por tus manos a lo largo de estos años y a los que tanto amor y cariño les brindaste».

Ángel Antonio Ambrosio, un guardia vocacional que participó en misiones en el Líbano

E.R.
El accidente en el que falleció un guardia civil arrollado por una furgoneta
El accidente en el que falleció un guardia civil arrollado por una furgoneta

El agente fallecido tras ser atropellado por una furgoneta era vecino de Mieres y amante de los animales y la defensa personal. Entró en la Guardia Civil con 18 años

Otra tragedia más en Asturias en tan solo un mes. A los dos operarios fallecidos en el puerto de San Isidro se suma la muerte del agente de la Guardia Civil de Tráfico, tras ser atropellado ayer por una furgoneta, mientras participaba en un control de movilidad. Ángel Antonio Ambrosio Barbero, de 47 años y natural de Mieres, formaba parte desde hace una década del Servicio de Seguridad Ciudadana (Usesic) de la Comandancia de Oviedo.  

Tono, conocido así por su entorno, tenía una gran vocación por el servicio público, que heredó de su familia. Su padre Antonio Ambrosio fue Policía Nacional durante 40 años en Mieres y su hermano Hugo Ambrosio, también es agente del cuerpo en el municipio. Desde joven tenía bien claro que quería seguir los pasos de su progenitor. Eso sí, en su caso en la Guardia Civil. Con tan solo 18 años, en 1992, ingresó en el cuerpo y tras un breve paso por Cantabria, llegó a Asturias en 1995 donde prestó sus servicios en los puestos de Mieres y Moreda hasta que en el año 2002 pasó a formar parte de la USECIC.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Piden que el albergue de animales de Mieres recuerde a Tono, el guardia civil que falleció atropellado