La anécdota de Pipi Estrada con el Cholo Simeone: «Casi me muero ahogado en un jacuzzi»

Jose Coto REDACCIÓN

VIRAL

Pipi Estrada
Pipi Estrada INSTAGRAM

El periodista asturiano dedica palabras de cariño al entrenador del Atlético de Madrid. «Tenía magia. Cuando él hablaba, el resto escuchaba», asegura

13 abr 2022 . Actualizado a las 18:39 h.

Pipi Estrada lleva casi 40 años trabajando como periodista deportivo. En todo ese tiempo, el asturiano, uno de los hombres fuertes de José María García cuando este era el líder de la noche radiofónica española en las décadas de los 80 y los 90 del siglo pasado, ha vivido un sinfín de anécdotas y conocido a infinidad de famosos. Y uno de los que le ha marcado es el actual entrenador del Atlético de Madrid, el Cholo Simeone, del que guarda un cariñoso recuerdo de cuando era jugador del equipo rojiblanco. Eso sí, en una de las aventuras que vivieron juntos, el gijonés acabó pasándolo mal. «Casi me voy para el otro mundo», recuerda Estrada.

En una entrevista en OK Diario, Pipi Estrada repasa alguna de las anécdotas que vivió como periodista. Una de las más sorprendentes ocurrió en el año 1996, cuando el Atlético ganó el doblete (Liga y Copa del Rey). El asturiano estaba con el micrófono inalámbrico cubriendo el encuentro en el que los colchoneros se proclamaron campeones de Liga. En plena celebración, Estrada estaba en el vestuario junto a los jugadores cuando Simeone le cogió y dijo «al agua». «Me tiró al jacuzzi y el resto de jugadores se me tiró encima», relata Estrada, quien añade que «el inalámbrico falleció y, con todos esos animales encima de mí, pensé que me moría ahogado». «Me angustié porque no sabía cómo salir de allí, hasta que escuché al Cholo decir, ‘que se muere', y me sacó de allí con la respiración justita», rememora el periodista. «En un momento de alegría, casi me voy para el otro mundo», afirma.

Estrada asegura que su relación con el Cholo era muy buena. «Era muy cercano y conmigo siempre fue muy cariñoso. Una prueba de esta cercanía es que «siempre nos saludábamos con dos besos», explica Estrada.