Los mejores callos de España se comen en un restaurante de Gijón

María S. Condado REDACCIÓN

VIRAL

El establecimiento ganó el primer premio del Concurso Nacional de Callos de Lena

21 ene 2023 . Actualizado a las 13:37 h.

Con una receta propia y más de once años de experiencia el restaurante La Gitana, situado en la calle Aguado en Gijón, se hizo con el primer premio en el Concurso Nacional de Callos de Lena, el pasado 17 de enero. Un concurso que se celebró por primera vez organizado por La Callada por Respuesta y que completó el podio en segundo lugar con El Bodegón de Teatinos, de Oviedo y, en tercer lugar, con La Montera Picona de Ramón, en Gijón.

El restaurante La Gitana abrió hace once años de mano de la asturiana Cristina Rey y el leonés Óscar del Barrio. Desde entonces, no han parado de cocinar los que ahora están considerados los mejores callos del país. Un título que aseguran «no nos esperábamos. Era la primera vez que se celebraba el certamen nacional y decidimos participar, llegamos a la final y conseguimos el primer premio», comenta Cristina.

[[@instagram::https://www.instagram.com/p/CnjqEQxM8gU/?utm_source=ig_web_copy_link]]

El secreto de su receta tradicional son unos callos pequeños y «sobre todo una salsa bastante espesa y muy pegajosa, es lo que la gente más valora». Además, están elaborados con productos de proveedores asturianos, «al final los ingredientes de los callos son el estómago de terna, manitas de cerdo, morros, cebolla, ajo y un pimentón de calidad. No tienen más. Nosotros, concretamente, le ponemos un poco de jamón y un poco de chorizo ahumando asturiano, pero solo un poquitín, porque asegura que mucha gente dice que los callos no deberían llevar este último ingrediente, pero «oye, salieron bien, incluso con un poco de chorizo», comenta Cristina.

Un plato que no entiende de estaciones, ni de horarios pues como explica Cristina «los callos de La Gitana funcionan en diciembre, en febrero y en agosto. Una cosa que notamos mucho es que da igual que sea para comer o que sean para cenar. La gente cena muchísimos callos. Hay una falsa creencia de que son pesados, grasientos o indigestos y precisamente es todo lo contrario. El callo no tiene nada de grasa y la salsa que nosotros le ponemos es casera y tradicional, son como digestivos y muy melosos. La clave es que sean melosos».