Directo | Estados Unidos vota en unas elecciones de medio mandato cruciales para Trump

Los electores deciden este martes si los demócratas recuperan la mayoría en la Cámara de Representantes y los republicanos conservan el Senado

M. Viñas

Donald Trump sabrá este martes si consolida su poder en Estados Unidos o inicia el fin de su era en la Casa Blanca. Dos años después de alcanzar la presidencia, se somete a una suerte de referendo en el que los electores decidirán los ocupantes de 435 asientos de la Cámara de Representantes y 33 escaños en el Senado. El pronóstico es poco favorable para su partido en el primero, donde se espera que ganen los demócratas. Las urnas abrieron a las seis de la mañana en la costa Este del país, al mediodía en España.

dgadgkjdljlkdadg

Sanders y Kaine son reelegidos para el Senado

 

El independiente Bernie Sanders, que forma parte de la bancada demócrata, y el demócrata Tim Kaine han revalidado sus escaños en la Cámara Alta por los estados de Vermont y Virginia, según las proyecciones de varios medios locales.

Sanders, que fue candidato a las primarias del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2016, superó con facilidad a su rival republicano, Lawrence Zupan.

Kaine, que fue candidato demócrata a vicepresidente de la mano de Hillary Clinton, se impuso al republicano Corey Stewart.

 

Trump sigue el resultado electoral con familia y amigos en Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido seguir los resultados de las elecciones legislativas en la Casa Blanca con su familia y amigos.

Dos años después de su victoria electoral, estas elecciones se han convertido en una especie de plebiscito sobre Trump.

 

 

Encuestas a pie de urna

 

Dos tercios de los votantes han declarado que su voto en las elecciones parlamentarias de Estados Unidos ha estado condicionado por su opinión del presidente, Donald Trump.

Según las encuestas a pie de calle difundidas por la CNN, la mayoría de los ciudadanos ha asegurado que ha acudido a votar para expresar su rechazo a la Administración de Trump.

La visión de Trump entre los votantes es mayoritariamente negativa, de acuerdo con CNN. Siete de cada diez consideran que el sistema de salud necesita grandes cambios y dos de cada diez han señalado a la política migratoria y a la economía como principales preocupaciones.

 

Largas colas para votar en Nueva York

Máquinas estropeadas, largas colas y fuertes lluvias han dificultado el voto en Nueva York. De nuevo problemas técnicos en las máquinas que escanean papeletas una vez rellenadas por los votantes.

 

El alto número de votantes y la lluvia estarían impidiendo el correcto funcionamiento del sistema. Son muchos los que están introduciendo su voto mojado.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, ha urgido aún así a los electores a no abandonar las colas y ejercer su derecho al voto.

 

A diferencia de otros, Nueva York no permite votar por adelantado, por lo que todos los votantes debían acudir hoy a las urnas a menos que optasen por el voto por correo.

Nueva York es un importante bastión para los demócratas y todas las encuestas apuntaban a que ese partido mantendrá la oficina del gobernador, con la reelección de Andrew Cuomo.

 

 

El Gobierno de EE.UU considera «normales» los fallos detectados en algunas máquinas de votación

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha considerado «normales» los fallos que se han registrado en algunas máquinas de votación, descartando que vayan a influir en el resultado de las legislativas.

Los problemas detectados en algunos aparatos han impedido que los estadounidenses ejerzan su derecho al sufragio en al menos una decena de estados,según han denunciado varias organizaciones de defensa de los derechos civiles.

En Georgia, investigadores estatales han tenido que indagar sobre los problemas registrados en el censo electoral electrónico. Algunas personas ha tenido que esperar cuatro horas para votar.

Los problemas generados por las máquinas de votación hacen prever «una gran cantidad de litigios», ha advertido a Reuters Kristen Clarke, de la Comisión para los Derechos Civiles.

El Departamento de Seguridad Nacional ha asegurado que las incidencias están dentro de los márgenes habituales. Además, ha aprovechado para aclarar que por ahora no ha detectado ninguna injerencia externa. 

 

Pequeños incidentes en Texas

Es uno de los lugares con mayor afluencia de votantes: la comunidad hispana está siendo muy activa en estas elecciones, ya lo fue en la campaña y hoy sus activistas están presentes en cada centro de votación para tratar de captar papeletas para los candidatos que «defenderán» sus intereses.

Una veterana activista latina de Austin, Elisa Montoya, aclara a Efe que «la intención no es dirigir el voto de la gente», sino «agradecer su participación en un momento importante para el país»; aunque no esconde que si la conversación avanza, animará a votar por los candidatos que ella apoya. Considera que es «la hora de las mujeres», por lo que tras varios años de respaldo a «candidatos masculinos», cree que ha llegado el momento de «alcanzar la igualdad de poder a todos los niveles».

En estas elecciones, 20 mujeres texanas se presentan para obtener un puesto de congresista nacional, junto a 105 candidatas a nivel estatal. Las colas de los centros electorales están repletas de jóvenes hispanos, muchos de ellos en su primera oportunidad para votar, que buscan ser el rostro del «cambio» en Texas, tradicionalmente dominado por corrientes conservadoras. «Estamos cansados de la agresividad de algunos políticos, necesitamos a alguien que nos defienda, y creo que las nuevas generaciones debemos comprometernos para contribuir a ello».

A pesar del ambiente relajado en los colegios electorales, donde la información está tanto en español como en inglés, se han registrado algunos incidentes en ciudades como Austin o Houston. En la capital texana, grupos antisistema han realizado pintadas en varios puntos de la ciudad en las que se puede leer el mensaje: «Elecciones no, revolución sí».

La pobreza, preocupación en San Francisco

En San Francisco se vota hoy sobre múltiples cuestiones, desde la elección de un nuevo gobernador a una posible rebaja del impuesto sobre la gasolina, pero dos temas centran todas las conversaciones: la pobreza extrema en la ciudad y Donald Trump. California es un estado progresista, especialmente la zona de la Bahía de San Francisco, erigida como la abanderada de las causas de izquierda en el país, por lo que el debate Demócrata-Republicano que opera a nivel nacional es casi inexistente en la ciudad. La lucha por el Senado se disputa directamente entre dos demócratas; el puesto de gobernador está prácticamente garantizado, según las encuestas, para el candidato progresista; y nadie tiene la menor duda de la reelección de Nancy Pelosi como su representante en el Congreso federal. «Al final, lo que más me ha motivado a ir a las urnas es mandar un mensaje de rechazo a Trump. Demostrar que somos millones y millones los que nos oponemos a sus políticas y actitudes reaccionarias», ha manifestado una votante, originaria de la costa Este de EE.UU., pero residente en San Francisco desde hace cinco años.

Más allá de la política nacional, la ciudad decide hoy en referendo si aprueba la «Proposición C», una medida que incrementaría los impuestos a las grandes empresas locales y dedicaría el dinero a luchar contra la pobreza extrema, un tema que muchos vecinos fijan como prioritario. «No puede ser que en la ciudad más rica del país tengamos miles de personas durmiendo en las calles. (Lo que se vota hoy) no es una medida política, es una medida de humanidad», sostiene otra ciudadana.

Así va la jornada en Los Ángeles

La ciudad más poblada de California amaneció hoy con temperatura agradable que hizo más llevaderas las colas ya formadas a primera hora en los colegios electorales. La jornada transcurre con tranquilidad: las empresas han dado a sus empleados todo tipo de facilidades para acudir a las urnas y el transporte público ha levantado la barrera este martes, gratuito por esta vez. En Hollywood, las principales agencias de representación de artistas han retrasado la apertura de sus oficinas para asegurarse de que sus trabajadores disponían de tiempo suficiente para ir a votar. «Ya que Hollywood se encuentra en el centro de muchas conversaciones políticas, creemos que es apropiado animar a todos en la industria a predicar con el ejemplo y ejercer uno de los derechos más fundamentales que tenemos en este país».

Famosos como Reese Witherspoon, Sarah Jessica Parker, Jennifer Garner, Amy Schumer, Jeff Goldblum, Madonna, Arnold Schwarzenegger, Zendaya, Jimmy Fallon, Drew Barrymore, Mindy Kaling y John Krasinski, entre muchos otros, han publicado fotos en sus redes sociales con la clásica pegatina de «I voted» (Yo voté). 

Trump, activo

Trump lleva todo el día muy dinámico en las redes sociales, apoyando a golpe de tuits a los candidatos republicanos. Así, le ha mostrado su respaldo a la candidata a la Cámara de representantes por el Estado de Michigan, Lena Epstein, y al candidato al Senado por New Jersey, Bob Hugin. 

Qué es la «ola azul»

Los analistas llevan días considerando la posibilidad de que en estas elecciones de medio mandato se produzca una «ola», en este caso «azul», un giro electoral claramente favorable al partido demócrata. Suele tomarse como referencia lo que ocurre en la Cámara de los Representantes y funciona como un gran referendo sobre algo. No se trata de los candidatos, se trata esta vez de un asunto nacional, de Trump. Los comicios de mitad de periodo casi siempre son una consulta sobre cómo está manejando la situación el presidente de turno: sobre cómo lleva una guerra, su reacción ante catástrofes naturales, asuntos de estado, etc. Confían los demócratas en esta ola azul, pero las encuestas no son concluyentes: tienen un 85 % de probabilidades de recuperar la Cámara de Representantes, pero en el Senado sus probabilidades no pasan del 14 %.

Texas, en la batalla

Texas lleva medio siglo siendo un estado republicano, pero las cosas podrían cambiar este martes. El progresista Beto O'Rourke tiene posibilidades para cambiar la historia de las elecciones en este territorio cuyo resultado es, además, especialmente significativo para el recuento final. El candidato demócrata, a favor de un sistema de salud universal y en contra de la política migratoria de Trump, ha sido una de las grandes revelaciones de estos comicios. Le disputa el escaño al Senado al consolidado Ted Cruz.

Con las mangas remangadas y una encendida retórica, O'Rourke se lanzó al ring político nacional en agosto con una firme defensa del derecho de los jugadores de fútbol americano negros a arrodillarse durante el himno nacional para protestar por la brutalidad policial. Ascendió como la espuma, exmúsico punk de 46 años, congresista demócrata desde el 2013.  Su desafío es enorme, pero algunos ya ven a Beto como potencial candidato presidencial en el 2024, incluso en el 2020.

Cuentas de Facebook y de Instagram bloqueadas

Zuckerberg ha bloqueado un total de 115 cuentas, sospechosas de estar vinculadas a «entidades extranjeras», que presentaban una actividad extraña de cara a las elecciones legislativas, según un comunicado de Nathaniel Gleicher, jefe de Política de Ciberseguridad de Facebook.

La compañía congeló 30 cuentas de Facebook y 85 de Instagram: «Casi todas las páginas de Facebook asociadas a estas cuentas están en francés o en ruso» y trataban de famosos o sobre debates políticos, añadió.

La llamada de Google a las urnas

A través de uno de sus ya míticos doodles, el gigante de Internet ordena hoy a sus usuarios estadounidenses que vayan a votar. Las letras que acompañan este martes su caja de búsquedas han mutado de logotipo de colores a mandato: «Go Vote» («Ve a votar»). Si se hace clic sobre él, el buscador conduce a la página de resultados de la consulta «¿Dónde voto en el día de la elección?», en la que se reclama dirección completa para saber cuál es el centro electoral al que debe dirigirse el internauta.

«Hoy decimos basta»

La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, también da un empujón a los votantes: les anima «a decir basta», a posicionarse contra «el radicalismo, la intolerancia y la corrupción» que, a su juicio, han caracterizado la presidencia del republicano Donald Trump.

«En los últimos dos años, hemos visto cómo este Gobierno ha atacado y socavado nuestros valores e instituciones democráticas. Hoy, decimos basta», publicó en una serie de mensajes en su cuenta de Twitter.

La que fuera secretaria de Estado del 2009 al 2013 bajo la presidencia de Barack Obama subraya que se trata de votar «por candidatos fantásticos de todo el país -incluido un histórico número de mujeres- que quieren subir los salarios, luchar por la justicia y ayudar a más gente tener acceso a servicios de salud». Clinton perdió las elecciones presidenciales del 2016 frente a Trump en una de las campañas más agresivas de la historia reciente de EE.UU.

 

Transporte gratis en Los Ángeles

Los Ángeles quiere que los estadounidenses se pronuncien: el transporte público es hoy gratuito, tanto el bus como el metro. También los aparcamientos cercanos a los centros de votación.

Todo EE.UU. votando

A las 18 horas abrieron los últimos colegios electorales, los de Hawái, por lo que en estos momentos están votando ya los 50 estados de EE.UU.

Ivanka Trump anima a votar

La hija del mandatario estadounidense comparte un vídeo animando a votar. Antes lo había hecho publicando una imagen con la palabra «Vote» y la bandera de Estados Unidos.

El rojo, presente en la bandera del país y color distintivo del Partido Republicano, queda sustituido por el naranja, en alusión a su padre. Los Trump se desmarcan, una vez más, de la etiqueta «establishment» con este gesto.  

La predicción: un Congreso dividido

Casi todos los pronósticos coinciden en el mismo escenario. El Congreso quedará dividido en Estados Unidos, con los demócratas obteniendo la mayoría en la Cámara de Representantes y los republicanos conservando la suya en el Senado. 

Esta simulación, a partir de la predicción del portal estadístico FiveThirtyEight, muestra un nuevo reparto de asientos en la cámara baja. Los demócratas arrebatarían 40 asientos a los republicanos hasta alcanzar los 234 representantes.

En el Senado, está previsto que el partido de Donald Trump conserve su mayoría, que podría llegar a verse incrementada

Más fotografías de colas para votar

Muchos electores comparten imágenes en sus redes sociales con las largas colas que se forman en los colegios para votar. También los hay que invitan a acudir a votar, en una jornada para la que se prevé una cifra de participación superior a la habitual.

Las primeras imágenes de la jornada

Estas son algunas de las fotografías que van dejando las elecciones, con largas colas para votar a primera hora de la mañana en varios colegios electorales de todo el país.

Una jornada con previsión de alta participación

La participación para este martes será prácticamente similar a la de unas elecciones presidenciales, un fenómeno extraño frente a unos comicios que suelen contar con un alto nivel de abstención y poca repercusión mediática. Es más, para hoy se espera que supere el 60 % frente al 55 % alcanzado en los comicios que eligieron presidente a Donald Trump.

A primera hora de la mañana había grandes colas formadas para votar en los colegios electorales.

Un Congreso dividido

El escenario más probable deja un Congreso dividido: con los demócratas logrando la mayoría en la Cámara de Representantes y los republicanos conservando la suya en el Senado. La situación obstaculiza cualquier maniobra de Trump, que necesita la aprobación de ambas cámaras para aprobar cualquier legislación.

Es decir, la oposición podrá impulsar medidas y paralizar las propuestas por el presidente. La sombra del «impeachment» acecha a Trump en caso de que los demócratas obtengan un buen resultado en la cámara baja.

Los republicanos esperan conservar el Senado

Los representantes de la cámara alta tienen un mandato de seis años, por lo que solo 33 de 100 asientos estarán en juego hoy (además de dos vacantes de Minesota y Misisipi). El Partido Demócrata se juega 26 escaños -de los que 2 pertenecen a dos independientes que suelen apoyarles en las votaciones- frente a 9 de los republicanos, por lo que el esfuerzo para mantener su presencia será mayor.

Y no solo eso, 10 senadores proceden de estados donde Donald Trump ganó con amplio margen en las presidenciales del 2016.

Las encuestas de los medios estadounidenses ven 9 asientos (cuatro de los republicanos y cinco demócratas) en un margen estrecho, mientras que el representante demócrata de Dakota del Norte es el más proclive a perder su escaño.

¿Qué implica recuperar la Cámara de Representantes?

A nivel legislativo, los analistas del New York Times dudan de que el partido de la oposición logre conseguir grandes cosas, regresando a la etapa de Barack Obama en la presidencia, cuando la cámara estaba bajo mayoría republicana.

La baza de los demócratas está en un abanico de opciones políticas que centrarán el debate para los próximos dos años: apertura de investigaciones e, incluso, la posibilidad de plantear un «impeachment». Este, sin embargo, no serviría para provocar la destitución de Donald Trump sin el apoyo de dos tercios del Senado, donde se espera que ganen los republicanos.

 

Un 88 % de posibilidades de ganar la Cámara de Representantes

Los demócratas necesitan 23 asientos para ganar la Cámara de Representantes y, según apuntan las encuestas, lo más probable es que lo consigan. Según FiveThirtyEight, el Partido Demócrata tiene un 88 % de posibilidades de hacerse con el control de la casa. Hay un 80 % de opciones de que arrebaten entre 21 y 59 escaños a los republicanos.

Made with Flourish  

Las claves del proceso electoral

Desde las seis de la mañana (mediodía, en España), los electores estadounidenses acuden a las urnas para elegir a los futuros miembros del Congreso. En la votación se decidirán los 435 asientos de la Cámara de Representantes y 33 escaños del Senado, compuesto por cien senadores.

 

Lo previsible es que los republicanos mantengan su mayoría en esta última, mientras que los demócratas la recuperarán en la Cámara de Representantes.

Cambios en el Gobierno tras las elecciones

Trump ya se prepara para el escenario poselectoral. La «reorganización masiva» que prepara el presidente comenzaría con el fiscal general, JeffSessions, y la secretaria de Seguridad Nacional, KirstjenNielsen

Sessions lleva meses sufriendo la ira de Trumo a cuenta del Rusiagate
Sessions lleva meses sufriendo la ira de Trumo a cuenta del Rusiagate

El portal de noticias Politico adelantó la semana pasada que la reestructuración podría afectar a hasta cinco miembros del gabinete.

Y el voto femenino

Nunca antes se presentaron tantas candidatas, con 235 mujeres optando a la Cámara de Representantes y 22 al Senado. Al historial misógino de Trump se suma la fortaleza del movimiento #MeToo y la inclinación del voto femenino hacia el Partido Demócrata. Este gráfico, del Financial Times, muestra el incremento de candidatas en esta formación.

La incógnita del voto hispano

La corresponsal en Nueva York de La Voz de Galicia, Adriana Rey, analiza una de las claves en estas elecciones de medio mandato. El voto hispano, entre el que se ha contabilizado un récord de 29 millones de personas registradas para participar, podría ser decisivo. Aunque el presidente de EE.UU. aglutina el rechazo mayoritario de la comunidad hispana, casi el 30 % de los votantes latinos lo apoyaron en 2016, unos comicios donde además cayó la participación de este colectivo.

Dos años de escándalos

Donald Trump llega a las elecciones en un gran momento para la economía del país, con una tasa de paro que apenas supera el 3 %. No es solo mérito de su mandato, aunque sí su gran baza durante la campaña, sumado a una lucha enfervorizada contra la inmigración. 

El presidente de Estados Unidos ha vivido numerosas polémicas desde su llegada a la Casa Blanca. Las últimas en clave internacional, con su apoyo al ultraderechista Bolsonaro en Brasil y la postura que adoptó frente al crimen de Khashoggi en el consulado saudí de Estambul.

Pero si un asunto ha marcado la trayectoria de Trump como presidente es el Rusiagate. Las pesquisas iniciadas hace año y medio por el exdirector del FBI, Robert Mueller, investigan si el Kremlin se coordinó con la campaña de Trump para inclinar las elecciones a favor del candidato republicano. También estudian si el actual presidente intentó obstruir la investigación a través de acciones que incluyeron despedir al director del FBI James Comey o intimidar al fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions.

Estos dos años han dejado una foto histórica: la que se sacó junto a Kim Jong-un en Singapur. El encuentro sirvió para suavizar una situación que él mismo, con su anuncio de «fuego y furia», se encargó de tensionar junto a las pruebas balísticas desde Corea del Norte. Estados Unidos también intervino durante esta etapa en el conflicto sirio, donde lanzó un ataque con misiles en abril de este año.

Además del aluvión de dimisiones y destituciones en su gabinete, Trump se ha visto también implicado en escándalos sexuales, especialmente tras las acusaciones de la actriz porno Stormy Daniels, a quien habría pagado 130.000 dólares para comprar su silencio. Todo ello en medio del movimiento #MeToo que comenzó a denunciar los ataques machistas en la industria del cine.

 

Cierre de campaña en Ohio, Indiana y Misuri

El cierre de campaña de anoche se repartió entre Ohio, Indiana y Misuri, territorios que ganó en el 2016 y donde están en juego plazas de la Cámara Alta, así como las gobernaciones.

Abren las urnas

Los estadounidenses acuden a votar en las elecciones legislativas de medio mandato. Decidirán los 435 asientos de la Cámara de Representantes y 33 escaños del Senado, compuesto por cien senadores. Para Trump, sin embargo, es mucho más que eso.

El resultado decidirá si los republicanos conservan ambas cámaras, una opción probable en el Senado. Más difícil lo tendrá en la Cámara de Representantes, donde se espera que los demócratas recuperen la mayoría. El presidente ha dado por perdida la batalla en la cámara baja y centró sus últimos días de campaña en el Senado.

Los dos próximos años de Donald Trump se juegan este martes. Las elecciones legislativas de medio mandato decidirán si el presidente estadounidense consolida su poder o inicia el fin de su era en la Casa Blanca. Los electores acuden a las urnas para decidir el futuro inquilino de 435 asientos de la Cámara de Representantes y un tercio de los escaños del Senado. Los demócratas necesitan 23 asientos para ganar la Cámara de Representantes y, según apuntan las encuestas, lo más probable es que lo consigan. Más difícil lo tendrán en el Senado, donde se espera que los republicanos mantengan su estrecha mayoría.

En caso de que los demócratas logren ganar la cámara baja, contarán con un amplio abanico de opciones políticas que centrarán el debate para los próximos dos años: apertura de investigaciones e, incluso, la posibilidad de plantear un «impeachment». Sería el tercer proceso de este tipo contra un presidente estadounidense, el primero contra uno republicano. 

La destitución del presidente será imposible sin el apoyo de dos tercios del Senado, donde se espera que los republicanos conserven su mayoría. Las encuestas de los medios estadounidenses ven 9 asientos (cuatro de los republicanos y cinco demócratas) en un margen estrecho, mientras que el representante demócrata de Dakota del Norte es el más proclive a perder su escaño.

El escenario más probable deja un Congreso dividido: con los demócratas logrando la mayoría en la Cámara de Representantes y los republicanos conservando la suya en el Senado. La situación obstaculiza cualquier maniobra de Trump, que necesita la aprobación de ambas cámaras para aprobar cualquier legislación.

Las urnas abrieron a las seis de la mañana en la zona este del país (al mediodía en España). Se espera una participación histórica, con el presidente entendiendo las elecciones como un referéndum sobre su mandato. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Directo | Estados Unidos vota en unas elecciones de medio mandato cruciales para Trump