Javier Vázquez en el restaurante que dirige en Nueva York

Cuatro años viajando sola

De pequeña quería ser astrónoma y de mayor se ha dormido bajo las estrellas en la otra punta del planeta. Sara Horta vive a la caza de veranos interminables y habla de un clic que convierte el miedo en belleza. Este año, ha vivido su última experiencia viajera entre tribus en las montañas de Papúa occidental, en lugares a los que no es posible llegar en coche

pasajero, avión, vacaciones, vuelos.Paula Prendes junto a su novio Eduardo Martínez-Arrarás

«La bonanza absoluta no va a volver, afortunadamente»

La vida transcurría con aparente facilidad para ella cuando la enfermedad de un hijo le cambió los esquemas. Para poder compaginar sus obligaciones y su trabajo, se hizo empresaria, y ya no quiso dar marcha atrás. Optimista y positiva, nunca perdió esa vitalidad, pero las circunstancias le enseñaron a priorizar y a valorar lo que realmente importa. Y creció tanto personal como laboralmente.

Folk lore

Folk lore