La máquina de Dios descansa

La potente infraestructura permanecerá inactiva durante dos años para someterse a trabajos de renovación y mejora