Nos merecíamos un robo mejor

Finalmente, el Códice apareció en un garaje, envuelto en bolsas de basura, habiendo sobrevivido un año a mohos, insectos y roedores