.

Cuando falla el eje defensivo

España vuelve a padecer los síntomas que la apartaron de la segunda fase en Brasil 2014, cuando no funcionó el núcleo que forman Ramos, Piqué y Busquets