«Mi punto débil es el carácter. Tengo bastante pronto»

Sueña con estudiar Bellas Artes, siempre se prueba primero el zapato izquierdo, su punto fuerte es la sonrisa y recién cumplidos los 45 asegura: «Aunque pudiera, nunca daría marcha atrás». La chica que abandonó la arquitectura por la televisión hoy comparte micrófono con su pareja, Juan del Val