.

Melendi, de niño a señor

Primero se cortó las rastas, luego relajó sus tóxicas costumbres, atemperó su música y maduró sus letras. El nuevo Melendi estaba servido