Con licencia para pescar

El gusto por el submarinismo es un legado familiar en la casa de los Díaz. El padre preside la A.C.D. A Raspa y la hija se mete bajo las aguas desde los 13 años