De Tintín a la era digital

En las bibliotecas de la zona Internet se lleva la palma y el préstamo de libros va cayendo en desuso. Los héroes de papel son reemplazados por otros digitales