Una burbuja a la española

El sector inmobiliario turco atraviesa una crisis sin precedentes. Varias de las constructoras más importantes se han declarado en quiebra, con una deuda de 220.000 millones de euros