Laura García del Valle

.

No te voy a ser sincera

¿EXCESO DE VERDADES? Ensalzamos la sinceridad como valor indiscutible a tener en cuenta, pero los expertos advierten que esta supuesta virtud puede denotar un exceso de ego y un egoísmo somero. Morderse la lengua puede ser el gesto más honesto, al menos con uno mismo.