Los 557 muertos de noviembre enfrían una relajación de restricciones antes del puente de la Constitución

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

24HORAS

Una sanitaria atendiendo a un paciente de COVID-19 en la UCI
Una sanitaria atendiendo a un paciente de COVID-19 en la UCI Jesús Diges (EFE)

El Principado sopesa suavizar algunas medidas, pero no sería antes de la próxima semana. El Ejecutivo autonómico y Otea se dan 48 para pactar la reapertura de la hostelería

02 dic 2020 . Actualizado a las 21:34 h.

La saturación diaria de cifras hace que, en ocasiones, se pierda la perspectiva de la gravedad de la situación. Los datos de los últimos días evidencian que Asturias ha logrado aplanar la curva de incidencia del coronavirus, pero el escenario sigue siendo complicado y se mantendrá así en las próximas semanas. Hay un dato demoledor que frena cualquier tipo de optimismo: en noviembre fallecieron en el Principado 557 personas por Covid-19, más que entre marzo y octubre. Además, se han contagiado 11.156 en el mismo periodo. En este escenario, Salud debe prorrogar el decreto de medidas restrictivas, que caduca el 3 de diciembre, aunque ya ha enfriado la posibilidad de una relajación masiva de restricciones antes del puente de la Constitución. Sí que baraja suavizar algunas medidas a partir de la próxima semana. En cuanto a la hostelería, el Ejecutivo autonómico y Otea se han dado 48 horas para pactar la reapertura.

Los últimos datos facilitados por el Principado señalan que en Asturias fallecieron 1.006 personas por coronavirus desde que se declaró la pandemia. El 31 de octubre habían perdido la vida en la región por esta causa 449 personas, por lo que el dato evidencia lo devastadora que está siendo la segunda ola en la región. Y aunque parece que las duras medidas aprobadas desde hace ya más de un mes -cierre perimetral de Oviedo, Gijón, Avilés, Langreo, San Martín del Rey Aurelio y Laviana; el de toda la comunidad autónoma, el toque de queda y el cese de toda actividad no esencial- están dando resultados y la incidencia está contenida, las autoridad sanitarias advierten de que los ingresos y los fallecimientos seguirán en cifras altas las próximas dos semanas. De ahí que no tengan intención de bajar la guardia.

El actual decreto de cierre de toda actividad no esencial, que ya ha sido prorrogado en una ocasión, finaliza el día 3 de diciembre, por lo que el Principado deberá aprobar una nueva prórroga. Y todo apunta a que ahí no habrá grandes cambios. No hay fecha para la reunión del comité de seguimiento de la Covid-19 y, tras la reapertura del pequeño comercio la semana pasada, no está previsto que las medidas de flexibilización que baraja el Ejecutivo se tomen antes del Puente de la Constitución. Tampoco para la hostelería, aunque Gobierno y Otea se han dado 48 horas para pactar las condiciones de la reapertura del sector.