Juan Carlos I navega y vence en la Illas Atlánticas de San Vicente

El rey emérito lleva desde el jueves en O Grove para competir en la regata

;
El rey emérito visita O Grove Juan Carlos I, a su llegada a Pedras Negras en O Grove

O Grove / La Voz

Pocas ediciones de la regata Illas Atlánticas de barcos clásicos, que desde hace años organiza el club náutico de San Vicente de O Grove, han causado tanta expectación como la de este año. La anunciada presencia del rey emérito en este certamen consiguió que el puerto deportivo se llenase de vecinos y turistas dispuestos a ver de cerca al monarca. Fotos, vídeos y saludos, Juan Carlos I atendió a todo el que se lo pidió con una sonrisa. Después se hizo al mar en el Gallant, que fue el primero en cruzar la meta en su categoría. El monarca lleva desde el pasado jueves en O Grove, donde ha visitado el club de golf de A Toxa y degustado una cena en el Culler de Pau, el único restaurante con estrella Michelin de la localidad.

A las once de la mañana estaba prevista la llegada de Juan Carlos I a las instalaciones de San Vicente, para participar en la reunión en la que se iba a informar de las normas de la regata. Y no hizo esperar a nadie. Puntual como el que más, el monarca fue recibido por el alcalde de la localidad, José Cacabelos, y por el presidente del Club Náutico, Ulises Bértolo. Aunque en un primer momento se quejó de su estado físico, «pues no te creas que estoy muy bien», le respondió a quien le preguntó cómo se encontraba, lo cierto es que enseguida sacó una sonrisa para departir amablemente con todo el que se le acercaba. Saludó efusivamente a su tripulación y a los navegantes de otras embarcaciones.

Tras recibir las correspondientes indicaciones, los navegantes se desplazaron al pantalán, para subirse a sus embarcaciones y salir hacia la línea de meta. Y entre todos ellos estaba el monarca. Aquí tuvo que tener un poco más de paciencia, pues el público congregado en la dársena era cuantioso. Y volvieron los saludos, los abrazos y las fotos. «Así me gusta, que aprendáis a navegar», le dijo a unos niños que quisieron hacerse una foto con él antes de subirse a su barco. Y respondió perfectamente al saludo de los chavales, que se saltaron todas las normas de protocolo para chocarle las cinco. Saludó también al alcalde de Lalín, Xosé Cuíña, con quien habló sobre su difunto padre. Llegó entonces el momento de subirse al Gallant, en el que ya le esperaba su tripulación. Con un poco de ayuda se instaló a bordo, donde esperó pacientemente hasta que le tocó zarpar. Decenas de personas esperaban ver el paso de su barco por el faro de San Vicente. Y todos ellos se quedaron sin la foto del monarca. Su barco, es cierto, pasó bien cerca. Pero Juan Carlos iba tras las velas y no se le veía.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Juan Carlos I navega y vence en la Illas Atlánticas de San Vicente