¿Ha salido airoso Rajoy o la comparecencia ante el juez le pasará factura?

Los columnistas se dividen entre los que consideran que la acusación no acertó con el interrogatorio y lo que creen que las consecuencias políticas son ineludibles


Mariano Rajoy acaba de afrontar el momento más comprometido de sus casi seis años en la presidencia. Su declaración ante el juez como testigo en el caso Gürtel genera discrepancias entre los columnistas sobre si Rajoy ha sabido manejar el desafío y sale airoso o si, por el contrario, le pasará factura.

Xosé Luís Barreiro es rotundo cuando afirma que «dejaron que Rajoy saliese sin un rasguño». Apunta que la comparecencia de Rajoy es producto «de la dinámica de los tiempos -populista, indignada, y amante del espectáculo-» y que «los tiradores en vez de rifles y munición adecuada, llevaban simples tirachinas». Por eso los acusadores quedaron «en la desairada posición de quien no ha preparado la lección como debía o, lo que es peor aún, no se había percatado de que un juicio televisado no es más que un show que siempre favorece al más espabilado».

Una postura similar adopta Blanco Valdés, para quien el abogado de la acusación popular no consiguió «hacer ni una diana, mientras el presidente, pese a la debilidad objetiva de su argumentación fundamental, lo dejaba en evidencia, e incluso en ridículo, una y otra vez».

Por su parte, Fernando Salgado entiende que la amnesia del presidente siembra dudas sobre la capacidad de Rajoy para gobernar el país. «¿Está en condiciones de gobernarnos alguien que, además de amnésico, 'jamás' se ocupó de los asuntos económicos de su partido y aprobaba las cuentas sin debate y sin echarles un vistazo? ¿Hará los mismo en Moncloa?».

Argumentos parecidos a los de Tino Novoa, para quien «la estrategia de escudarse en el desconocimiento absoluto de cuanto ocurría con el dinero de su partido, como si la gestión económica fuera un servicio subcontratado y sin control, le puede servir para eludir la presión judicial, pero no la política».

Ónega explica que «jurídicamente, Rajoy salió vivo de los interrogatorios» pero también matiza que «no cabe duda de que esa falta de control -en relación a su declarado desconocimiento de las finanzas del partido- lo deja políticamente tocado».

María Xosé Porteiro añade que con la declaración de Rajoy el PP sigue «sorteando cada piedra del camino» para convencer de que «la corrupción es inherente a lo humano».

Rajoy se desentiende de las finanzas del PP

Gonzalo Bareño
;
Los momentos destacados de la declaración de Rajoy Instantes de tensión durante el interrogatorio al presidente del Gobierno

Declara en el juicio del caso Gürtel que sus únicas funciones en el partido son políticas, dice que los papeles de Bárcenas son «absolutamente falsos» y niega haber cobrado jamás sobresueldos

«Jamás me he ocupado de asuntos económicos en el partido». Aferrado una y otra vez a ese argumento, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, salió este miércoles indemne del interrogatorio al que fue sometido en el juicio del caso Gürtel, que investiga una supuesta trama de corrupción en el PP, en el que fue llamado a declarar como testigo. Frente a la insistencia de la acusación popular y de las defensas de algunos acusados en preguntarle por la presunta financiación irregular y por la existencia de una caja B en el PP, insistió en que sus funciones en el partido han sido siempre políticas, incluso en los períodos en los que fue director de las campañas electorales. «Hay una separación nítida y clara de la parte política y la económica», aseguró sobre el reparto de papeles en el PP. Y de todo lo que tuviera que ver con las finanzas responsabilizó al extesorero Álvaro Lapuerta y al exgerente y ex tesorero Luis Bárcenas.

Seguir leyendo

Comentarios

¿Ha salido airoso Rajoy o la comparecencia ante el juez le pasará factura?