Policías denuncian que se ha puesto en riesgo la seguridad por interés político

Critican la «marginación dolosa» de los cuerpos del Estado en las investigaciones


Redacción / La Voz

Sindicatos y colectivos de policías y guardias civiles denunciaron este martes la exclusión de las fuerzas de seguridad del Estado en la investigación de los atentados, que dio como resultado que se pusiera en peligro la seguridad pública por motivos políticos. En un durísimo comunicado conjunto, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) critican «la exclusión y aislamiento» sufrido por ambos cuerpos durante la investigación y la gestión de los atentados. Culpan a la «debilidad de las instituciones y los responsables políticos» estatales de que «la experiencia, y la estructura a nivel nacional presentes en la Policía Nacional y en la Guardia Civil en el ámbito de la lucha antiterrorista haya sido marginada de forma dolosa en la investigación».

Señalan que el objetivo de excluir a los dos cuerpos ha sido «transmitir una imagen al exterior de nuestras fronteras de un Estado catalán autosuficiente, instrumentalizando para ello sin ningún tipo de reparo la seguridad pública, asumiendo por ende los errores y consecuencias que de esta praxis pudieran derivarse». Citan expresamente que los Mossos impidieron al equipo de los Tédax de la Guardia Civil acceder a examinar la casa de Alcanar tras la explosión y que el Gobierno catalán desconociera algo que sí sabía la policía, que el imán de Ripoll había sido discípulo de uno de los principales detenidos en la operación antiyihadista conocida como Chacal I en el 2007. Todo esto demuestra «la flagrante vulneración de los acuerdos de cooperación, así como el deficiente funcionamiento de los mecanismos de comunicación» entre los cuerpos policiales. En la AUGC señalan que «si se hubiera investigado bien la primera explosión en Alcanar se debería haber llegado a la conclusión de que se estaba preparando un ataque terrorista».

En la misma línea, pero con mayor dureza, el Colectivo Democrático de Policías y Guardias Civiles, en un comunicado titulado Aprender para que no repita, detalla los errores cometidos por los Mossos y la utilización política por parte de la Generalitat de su gestión de los atentados. «La cooperación policial para reducir o impedir las acciones de los terroristas brilló por su ausencia», afirma. El centro de sus críticas es Alcanar. Incide en que los Mossos deberían haber descartado que la explosión la causara el gas por las características de los escombros, derrumbados sobre sí mismos. Además, tendrían que haberse puesto en alerta por la identidad del herido, que estuvo durante horas sin seguridad en el hospital, y por la aparición de hojas del Corán entre los escombros. Acusa a los Mossos, además, de impedir el acceso al edificio de los Tédax de la Guardia Civil, que «de inmediato habrían alertado de que no era una explosión de gas». Por ello, concluye que los Mossos son los «principales responsables de los errores cometidos en estos atentados». El colectivo afirma que «las autoridades de la Generalitat actuaron como si prefirieran más víctimas actuando solos los Mossos que menos víctimas si colaboraban la policía y la Guardia Civil». También critica la ausencia de bolardos en las Ramblas, el fallo en los controles policiales que se saltaron los terroristas y juzga «inexplicable que el imán de Ripoll haya permanecido sin control tras cuatro años de cárcel, cuando además hace once años apareció vinculado con terroristas detenidos en Vilanova y la Geltrú y con implicados en el 11M».

La Consejería de Interior de la Generalitat no quiso entrar en polémicas. «Nada, nada que decir».

«La Generalitat ha hecho política con la gestión de los Mossos»

Enrique Clemente

El histórico sindicalista dice que se ha antepuesto el interés del «presunto Estado catalán» a la operativa policial

Policía en la reserva, José Manuel Sánchez Fornet fue secretario general del Sindicato Unificado de Policía durante más de veinte años (1992-2013) y ahora es portavoz del Colectivo Democrático de Policías y Guardias Civiles.

-¿Cúal ha sido el principal fallo en la prevención y la gestión de los atentados?

-La dispersión de la información operativa que tenemos desde hace años entre la policía, la Guardia Civil y el CNI. Esto, trasladado a las autonomías donde hay policías propias, significa añadir un cuerpo más a la descoordinación. Los Mossos, como los demás cuerpos, juegan a ocultar información, a apuntarse los tantos, a colocarse las medallas y a no compartir nada para que nadie les haga sombra. Lo que pasó en Alcanar la noche de la explosión no tiene ningún sentido.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Policías denuncian que se ha puesto en riesgo la seguridad por interés político