La Fiscalía investiga la expulsión de los agentes de los hoteles como delito de odio

Interior ha anunciado que ni la Policía ni la Guardia Civil abandonarán ningún hotel en el que exista un contrato en vigor. El Gobierno denuncia «comportamientos mafiosos»

;
Los independentistas increpan a los agentes ante sus hoteles: «A por ellos, oé» Pineda de Mar y Reus no quieren a la policía nacional. Se han concentrado frente a los hoteles donde están alojados

El acoso y el hostigamiento de los independentistas a los miembros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional desplegados en Cataluña va en aumento.

Los hoteles de Pineda de donde fueron expulsados los policías nacionales dicen ahora que no tuvieron presión del Ayuntamiento de la localidad para que echaran a los agentes de los establecimientos. Así lo afirman en un comunicado conjunto con el ayuntamiento de Pineda de Mar, gobernado por el PSC, a pesar de que en una carta firmada ayer por el gerente de los hoteles Checkin Mont-Palau y Checkin Pineda, que ha leído hoy la vicepresidenta del Gobierno, se afirmaba que se habían visto «obligados» a desalojar a los policías por la amenaza del consistorio de cerrar los hoteles durante 5 años.

Sin embargo, un día después, el ayuntamiento dice, en un comunicado conjunto con los hoteles, que los agentes de la Policía Nacional alojados en dos hoteles de la localidad dejarán los establecimientos este martes «por razones de seguridad y con la finalidad de garantizar la convivencia del municipio», después de las protestas ciudadanas para pedir que se vayan.

Unas 400 personas permanecen concentradas a las puertas de estos dos hoteles que hospedan a agentes antidisturbios de la Policía Nacional, en una protesta que transcurre con momentos de tensión tras un cordón policial montado por los Mossos d'Esquadra.

;
Hostigamiento a policías en varios puntos de Cataluña En un vídeo grabado desde dentro de un furgón policial se ve cómo les tiran piedras y botellas a los agentes

Los concentrados, que permanecen a unos metros de la entrada de los dos hoteles de Pineda de Mar, corean consignas e insultos hacia la Policía Nacional, especialmente cuando alguno de los agentes que se hospeda en los hoteles se asoma por el balcón.

Agentes de la Policía Nacional, una decena de ellos de uniforme, se han apostado a las puerta de los hoteles para protegerlos de los manifestante concentrados, mientras un segundo cordón montado por los Mossos d'Esquadra les impide aproximarse a las puertas de los establecimientos.

Reuters

«Más cerebro, menos gimnasio», «Fuera las fuerzas de ocupación» y «Esto es una democracia» son algunas de las consignas que corean los manifestantes, que están blandiendo urnas que se pasan de mano a mano mientras gritan «esta es nuestra arma».

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, ha acudido este martes a uno de los hoteles de Pineda de Mar (Barcelona) en el que se hospedan 400 agentes de la Policía Nacional, y les ha trasladado su apoyo.

La Fiscalía investigará a los ayuntamientos de Calella y Pineda de Mar

El fiscal especial para delitos de odio y discriminación de Barcelona ha abierto diligencias de investigación para averiguar si los Ayuntamientos de Calella y Pineda de Mar amenazaron a los responsables de los hoteles donde se alojan agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para expulsarlos de sus instalaciones.

En un decreto de este martes, el fiscal considera que los hechos, de ser ciertos, podrían ser constitutivos de los delitos de amenazas, coacciones y delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas «por la pertenencia de los afectados a la nación española».

Ayer cientos de manifestantes cercaron durante horas a 45 agentes gallegos en Barcelona, en Pineda otra multitud sitió un hotel el que había sido realojados guardias civiles expulsados de otros y en Calella varios establecimientos echaron a agentes por la presión secesionista.

Cumbre de urgencia en Interior

Ante las amenazas de los hoteles de desalojar y esta situación de hostigamiento, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado hoy que ni la Policía ni la Guardia Civil abandonarán ningún hotel en Cataluña en el que exista un contrato en vigor.

;
Protesta de los policías a bordo del barco de Piolín Sobre la cubierta del crucero atracado en el puerto de Barcelona decenas de policías protestan por el hostigamiento al que han sido sometidos en los últimos días

Zoido ha comunicado la decisión acordada en una reunión en el Palacio de la Moncloa en la que ha participado junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; a la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y al ministro de Turismo, Álvaro Nadal. 

Interior ha reunido esta mañana de urgencia a los directores generales de la Policía Nacional, Germán López Iglesias, y de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, para estudiar las medidas «dentro del Estado de Derecho que frenen el intolerable acoso» contra agentes por parte de grupos independentistas en Cataluña. También asiste el secretario de Estado, José Antonio Nieto.

Fuentes de Interior han explicado que encima de la mesa se han barajado «todas las medidas» posibles para defender la legalidad y mantener su compromiso con las órdenes judiciales, desde que se les dio instrucciones para impedir el referendo ilegal del pasado domingo, 1 de octubre.

Todos los sindicatos de la Policía Nacional han realizado una nueva llamada ante el Ministerio del Interior para que «ataje de inmediato» el acoso que sufren los agentes desplazados a Cataluña en el dispositivo para frenar la independencia, avisando de que, de no ser así, exigirán dimisiones del director general del Cuerpo, Germán López, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, o incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En un comunicado, SUP, CEP, UFP, SPP y ASP critican los «ataques, acoso, persecución y señalamiento» en una campaña «simultánea» en la que se han elegido objetivos como hoteles y comisarías para «poner en el centro de la presión de determinado sector social a quienes se han limitado a cumplir con la legalidad durante el 1-O, por orden judicial».

Comportamientos «mafiosos»

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que el Gobierno tiene «absolutamente controlada» la situación en Cataluña y ha añadido que no van a tolerar comportamientos «mafiosos» como las amenazas y coacciones que están recibiendo agentes y responsables de hoteles por parte de grupos independentistas.

Santamaría, que ha realizado declaraciones a los medios de comunicación tras participar en la tercera edición del Summit Shopping Tourism & Econom, ha leído textualmente un mensaje que recibió anoche de la Guardia Civil: «Debido a una reunión que hemos tenido con responsables del ayuntamiento de Pineda del Mar, nos vemos obligados bajo amenaza de cerrarnos los hoteles durante cinco años, a desalojar el contingente de policías nacionales de nuestros hoteles».

Según la vicepresidenta del Gobierno, «esto es un comportamiento mafioso». «Y no vamos a tolerar comportamientos mafiosos de los ayuntamientos en Cataluña», ha afirmado rotunda, para añadir después que el Gobierno que dirige Carles Puigdemont y los independentistas han perdido «cualquier vergüenza democrática».

Ampliado hasta el día 11 el alojamiento en barcos

El Ministerio del Interior ha ampliado hasta el próximo día 11 la estancia en barcos de policías y guardias civiles desplegados en Cataluña, que cumplía pasado mañana.

La prórroga de la estancia en barcos de los agentes se confirma después de que también ayer fuentes próximas al operativo informasen de que el despliegue de refuerzo de la Policía y de la Guardia Civil se mantendrá en Cataluña, sin fecha aún para su repliegue, aunque en un principio estaba previsto que concluyera esta misma semana.

En total unos 12.000 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil prestan servicio en Cataluña, de los que una parte importante forman parte de los antidisturbios, es decir, de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Así, la Policía Nacional mantiene algo más de 2.000 antidisturbios y la Guardia Civil a unos 700, a los que hay que añadir los agentes de las diferentes unidades desplegadas, desde los servicios de Información a la Policía Judicial, entre otras.

Un despliegue que ha obligado a habilitar barcos y dependencias del Ejército para alojar a los agentes.

Los independentistas hostigan a la policía en Cataluña

MERCEDES LODEIRO

Hoteles de Pineda expulsan a agentes bajo amenaza de cierre por cinco años por parte del ayuntamiento. Cientos de manifestantes cercan durante horas a 45 policías gallegos en Barcelona

Acoso a las fuerzas de seguridad. Esa es la misión que cientos de catalanes cumplieron ayer poco después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, reclamase que se marchen de Cataluña los policías y guardias civiles desplazados a la comunidad para velar por el cumplimiento de la ley con motivo de la celebración del referendo ilegal del pasado domingo y en previsión de que los Mossos d’ Esquadra, como así fue, incumplieran el auto judicial que les ordenaba precintar colegios electorales y requisar urnas.

Los independentistas protagonizaron concentraciones en distintas localidades de Cataluña. La más numerosa en Barcelona, donde un millar de personas bloquearon desde las cuatro de la tarde la sede de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña. El edificio, donde estaban desplegados 45 agentes procedentes de Vigo y de A Coruña, tuvo que ser blindado por una decena de furgones y agentes de los Mossos. Los agentes de la UIP gallega fueron relevados por otros compañeros sobre las diez de la noche, cuando los Mossos formaron un pasillo de protección para que pudieran volver a los barcos en los que están alojados.

Seguir leyendo

Comentarios

La Fiscalía investiga la expulsión de los agentes de los hoteles como delito de odio