Alfonso Guerra: «El 155 no se aplica para convocar elecciones, sino porque han aprobado unas leyes contrarias a la Constitución»

El exvicepresidente socialista defiende que el Gobierno está «obligado» a aplicar el artículo 155 de la Constitución mientras no se deroguen las leyes de referendo y transitoriedad aprobadas por el Parlamento catalán

Alfonso Guerra
Alfonso Guerra

Valencia

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha defendido hoy que el Gobierno está «obligado» a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña mientras no se deroguen las leyes de referendo y transitoriedad aprobadas por el Parlamento catalán los días 6 y 7 de septiembre.

En declaraciones a los periodistas antes de impartir una conferencia en la sede de UGT en Valencia, Guerra ha considerado que la aplicación de este artículo y la posible convocatoria de elecciones por parte del presidente catalán, Carles Puigdemont, «son dos cosas separadas».

«El 155 no se aplica para convocar elecciones, se aplica porque han aprobado unas leyes absolutamente contrarias a la Constitución y el Estatut», ha manifestado Guerra, quien cree que esta aplicación llega «muy tarde», pues debía haberse hecho el 6 de septiembre, y no entiende por qué ahora «se pierde una semana» con nuevos requerimientos desde el Senado.

Ha afirmado que su posición en este asunto ha sido coherente y siempre la misma, y ha dado la «bienvenida al mundo de la responsabilidad» al líder del PSOE, Pedro Sánchez, por haber pasado de la estrategia del «no es no» a apoyar ahora al Gobierno en el conflicto catalán.

Guerra ha dicho no entender «el misterio» que mantiene el expresidente de la Generalitat José Montilla, actual senador socialista, sobre lo que va a votar respecto al 155, y ha considerado que debería seguir la estrategia del partido al que pertenece.

«No entiendo por qué no dice lo que va a hacer. ¿A qué viene este misterio? La política se ha convertido casi en la cosa del corazón: que si se va a divorciar, que si no, que si van bien, que si no», ha comparado.

Respecto de la propuesta del líder del PSC, Miquel Iceta, de un Pacto de Estado para Cataluña para «resolver el problema de fondo», más allá de la aplicación del 155, Guerra cree que está «intentado mantener un equilibrio que tal y como están las cosas es muy difícil». «Ponerse de perfil en un tema como este es muy difícil», ha señalado el exvicepresidente del Gobierno, quien no entiende la discusión sobre si se declara o no se declara la independencia en Cataluña, pues, a su juicio, con las leyes aprobadas en septiembre ésta ya está proclamada.

Guerra ha insistido en que lo ocurrido en Cataluña ha sido «un golpe de estado» y le llena de satisfacción que quienes se escandalizaron cuando usó ese término por primera vez «vayan coincidiendo con que efectivamente es un golpe de estado» porque, en su opinión, «es indiscutible».

Preguntado sobre si cree que un cambio en la Constitución puede ser una solución al conflicto abierto, ha defendido la necesidad de cambiar la Carta Magna pero ve «muy difícil» que se haga en esta legislatura porque cree que en el Parlamento no se dan las circunstancias «para lograr un acuerdo general».

Ha destacado que para la reforma de muchos asuntos es obligatorio que, al menos, PP y PSOE están de acuerdo, y tiene sus dudas de que eso pueda ser así.

Preguntado sobre si cree que Puigdemont puede acabar detenido, Alfonso Guerra ha afirmado que aunque la justicia española es «muy lenta», si hay una demanda o iniciativas fiscales sobre la actuación delictiva de los responsable actuales de la Generalitat de Cataluña, «al final tendrá sus efectos».

El amago de Puigdemont de llamar a las urnas abre grietas entre PSOE y PP

Gonzalo Bareño

El Gobierno dice que no bastaría para paralizar el 155 y exige una rectificación total

El Gobierno está convencido de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, planea convocar elecciones en Cataluña, pero sin renunciar a su objetivo de declarar la independencia. Y considera que el anuncio de que está dispuesto a comparecer en el Senado antes de que se apruebe la aplicación del artículo 155 de la Constitución es solo una estratagema para ganar tiempo con otra declaración ambigua en la que no quede claro si la llamada a las urnas supone o no renunciar a la declaración unilateral de independencia.

En previsión de que esa sea la estrategia, el Gobierno se puso ayer en guardia para abortarla y anunció que, llegados a este punto, para suspender las medidas previstas no bastará con que Puigdemont convoque elecciones de acuerdo con la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg) y sin denominarlas constituyentes, sino que será necesaria una rectificación total en la que deje claro que renuncia a la independencia unilateral y asuma la anulación de todas las leyes aprobadas los pasados días 6 y 7 de septiembre por el Parlamento catalán, que han sido declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Alfonso Guerra: «El 155 no se aplica para convocar elecciones, sino porque han aprobado unas leyes contrarias a la Constitución»