Puigdemont y los exconsellers de JxCat en Bruselas piden la delegación del voto para la investidura

El partido descartó pedir la delegación para los que están fuera de España en la sesión constitutiva de este miércoles


El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, y los exconsellers y electos de JxCat Clara Ponsatí y Lluís Puig, han presentado este jueves a la nueva Mesa del Parlament la petición de delegar el voto, ya que siguen huidos en Bélgica.

Según han informado fuentes de JxCat, estos tres miembros del Govern cesado que se fueron a Bélgica tras la declaración de independencia han entrado una petición por escrito a la Mesa del Parlament presidida por Roger Torrent (ERC), poco después de que concluyera la primera reunión del organismo.

JxCat descartó pedir la delegación para los que están en Bruselas en la sesión constitutiva de este miércoles y, al igual que ERC, solo lo hizo para los que están en prisión, algo que autorizó la Mesa de Edad, después de que el Tribunal Supremo avalara esta opción tras descartar la excarcelación de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn.

Pero JxCat ya anunció este miércoles que pediría la delegación de los de Bruselas a la nueva Mesa, para que pudieran votar en el próximo pleno, que será ya el de investidura, sin necesidad de estar presentes.

La delegación de los que están a Bruselas no cuenta con el aval de los letrados del Parlament, aunque la última palabra la tendrá la nueva Mesa constituida, con mayoría absoluta independentista de JxCat y ERC, que ha acordado hoy volverse a reunir el próximo martes.

La investidura de Puigdemont pasa por la cárcel

Gonzalo Bareño

El independentismo no hará oficial hasta el último minuto la elección telemática de Puigdemont para impedir un recurso

Tras hacerse con el control del Parlamento, el independentismo sigue manteniendo la ficción de que Puigdemont será investido presidente, pero eso solo será posible si regresa a España, lo que implicaría ingresar en la cárcel.

¿Puede Puigdemont ser investido telemáticamente?

Los letrados del Parlamento catalán lo consideran imposible, ya que es imprescindible la presencia física del candidato. El Gobierno recurrirá al Tribunal Constitucional en cuanto se formalice una investidura de Puigdemont desde Bruselas.

¿Qué consecuencias tendría un recurso?

La admisión a trámite del recurso paralizaría el proceso de inmediato a la espera de la sentencia. Si a pesar de ello el presidente de la Cámara permitiera una investidura telemática, incurriría en delito de desobediencia. La duda es si la paralización del proceso impediría que a partir del 31 de enero empiece a contar el plazo de dos meses a partir del cual sería obligatorio convocar unas nuevas elecciones. El artículo 155 seguiría vigente en todo caso hasta que haya nuevo Gobierno.

Seguir leyendo

Comentarios

Puigdemont y los exconsellers de JxCat en Bruselas piden la delegación del voto para la investidura