Trump presiona a Kim antes de su cara a cara

El inédito encuentro se celebrará en el mes de mayo, en un lugar y día todavía por determinar


Pekín / E. La Voz

El inesperado anuncio del encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un ha generado una oleada de interrogantes con difícil respuesta. Esta reunión histórica -el primer avance en más de 70 años de tensiones- marcará el devenir de las relaciones entre las dos Coreas y afectará de uno modo u otro a la estabilidad en la región asiática. El vicepresidente Mike Pence dejó claro que Washington no hizo «ninguna concesión» y atribuyó el avance a la estrategia de Trump para «aislar» al líder norcoreano. Poco después, la portavoz Sarah Huckabee Sanders dejó claro que «no habrá reunión sin ver antes pasos concretos y acciones concretas» de Piongyang.

¿Por qué Kim Jong-un da ahora un giro radical?

El ofrecimiento de Kim a Trump es el último gesto del dictador desde que en su discurso de año nuevo emplazó a Corea del Sur a negociar la participación norcoreana en los Juegos de Invierno de Pyeongchang. «El impacto de las sanciones, especialmente por el apoyo sin precedentes de China a las mismas, está asfixiando al régimen. Kim Jong-un sabe que cada vez va a ser peor la presión económica y por eso ha decidido cambiar su postura», explica a La Voz Cheng Xiaoje, experto sobre Corea del Norte de la Universidad Normal de Pekín. China es el destino del 90 % de las exportaciones norcoreanas pero, según cifras oficiales chinas, las importaciones de productos norcoreanos cayeron un tercio el pasado año.

¿Cuál es el objetivo de esta reunión?

China, Rusia y Corea del Sur desean que esta cumbre, la primera entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano, sirva para retomar las negociaciones. Sin embargo, no es la primera vez que Corea del Norte negocia su desnuclearización y en las anteriores ha sido este país quien ha incumplido los acuerdos. «En esta etapa, Piongyang tiene dos objetivos: uno es hacer que la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, acepte la realidad nuclear. Y segundo, relajar la presión económica lo antes posible. Por eso Kim Jong-un está tan ansioso por tener esta reunión cumbre con Donald Trump tan pronto como sea posible», aseguró Tong Zhao, experto del Centro Carnegie Xinhua a la agencia Reuters.

¿Cómo se va a preparar esta cumbre?

Será en mayo pero todavía sin fecha ni lugar determinado. Panmunjon (Corea del Sur), Pekín o Vladivostok (Rusia) son algunas de las opciones que suenan como posible lugar neutral. La principal limitación es que Kim Jong-un no suele viajar en avión así que probablemente se celebrará en la aldea fronteriza de Panmunjon. Ante la posibilidad de que el dictador utilice este período de calma para ganar tiempo y mejorar su programa militar, Trump deberá prepararse a conciencia para el encuentro. «Deseamos la desnuclearización de Corea del Norte. Mientras, todas las sanciones y la máxima presión se mantienen», declaró la Casa Blanca en un comunicado.

¿Qué puede pasar?

Todo lo que tiene que ver con el régimen de Piongyang se toma siempre con una cautela especial y esta vez no es para menos. «Mirando esta reunión de forma optimista, esperamos que de ella salga un acuerdo para que las dos partes negocien junto a Corea del Sur, China, Rusia y Japón», aseguró el profesor Cheng, recalcando que los protagonistas son «dos personas completamente impredecibles». Para este experto, si en la reunión surge un rifirrafe y no se sella un acuerdo, «la situación se agravará y el conflicto estará más cerca que nunca».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump presiona a Kim antes de su cara a cara