Torra quiere «restituir» el Govern de Puigdemont y pedirá a sus consejeros que repitan

Asegura que le pedirá a Rajoy «respeto por el derecho a la autodeterminación» y a todos los consejeros que están en la cárcel y en el extranjero que repitan en el cargo

Torra: «El 10-O deberíamos haber proclamado y defendido la República» El nuevo president se reunirá en Berlín con Carles Puigdemont antes de formar Govern

El presidente electo de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy que, si se reúne con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, le pedirá «respeto por el derecho a la autodeterminación» de Cataluña, mientras ha opinado que el pasado octubre se tendría que haber «proclamado la república y defenderla».

Ha explicado además que quiere «restituir» el Govern de Carles Puigdemont y por ello pedirá a todos sus consejeros que están en la cárcel y en el extranjero que repitan en el cargo.

Según ha detallado en una entrevista de Catalunya Ràdio, «el principio de restitución será la base del Govern y vale para todos», desde los consellers hasta los directores generales pasando por el exmayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero.

Ha añadido que «dependerá de las personas y sus situaciones personales» que se pueda restituir al máximo el Govern de Puigdemont, pidiendo respetar las decisiones que puedan tomar cada uno de ellos.

Ha dicho que conoce algún caso, como el del exconseller Joaquim Forn, que ya ha dejado claro que no quiere repetir, pero no tiene información concreta sobre el resto: «Si aceptan sería un gran honor. Se lo propondremos seguro y si aceptan serán consellers», ha asegurado.

Torra ha explicado que se colegió como abogado para poder visitar a los políticos presos -a los que ha calificado de «rehenes catalanes»-, algo que ya hizo hace unas semanas pero que quiere repetir ahora en su condición de presidente de la Generalitat «lo antes posible»: «Intentaré que sea esta semana», ha dicho.

No ha concretado si la toma de posesión será mañana porque «están a la espera» de que el Rey firme su investidura, lo que no ha puesto en duda que hará, porque cree que el Estado va a «cumplir la ley».

Torra ha dicho que hoy en Berlín «hablará y discutirá» con Pugidemont sobre el futuro Govern, del que ha dicho que tiene «mucho que decir» y que no sabe si se podrá cerrar hoy mismo porque también se tiene que hablar con ERC.

Ha aseverado que irá a Berlín «las veces que sean necesarias» para hablar con Puigdemont, aunque ha subrayado: «Las decisiones las tomaré yo».

Tras la reunión con Puigdemont ofrecerán juntos una rueda de prensa a las 16 horas en el Sana Berlín Hotel de la capital alemana, el lugar ya elegido en anteriores ocasiones para las reuniones del grupo parlamentario de JxCat. 

Quim Torra no solo quiere ir a ver los políticos presos sino los «exiliados en Bruselas, Suiza y Escocia», en alusión a Antoni Comín, Lluís Puig, Meritxell Serret, Marta Rovira, Anna Gabriel y Clara Ponsatí.

 En su primer discurso ante el Parlament tras ser investido, Torra ha destacado su apuesta por ser un presidente provisional hasta que la mayoría parlamentaria independentista logre nombrar de nuevo a Puigdemont: «Le investiremos. Es uno de los objetivos de todo lo que nos proponemos».

El encuentro se produce en plenas negociaciones entre JxCat y ERC para acabar de completar la estructura y los integrantes del futuro Govern, una composición que debería cerrarse en los próximos días y completarse después de la toma de posesión de Torra.

El foco de las negociaciones está en si el Govern debe incluir consellers cesados por el artículo 155: si lo hicieran, podría abrirse el primer conflicto del mandato con el Gobierno central, que ya expresado que es contrario a eso.

Rajoy impulsa un frente con Sánchez y Rivera ante las amenazas de Torra

Fran Balado

El presidente pide unidad y promete firmeza, pero esperará «a juzgar por los hechos»

Serenidad, unidad y firmeza. Estos son los tres ingredientes principales que empleará Rajoy para la receta con la que promete sofocar el desafío secesionista en Cataluña. Se trata de exactamente los mismos que empleó seis meses atrás, pero en esta ocasión variará sus proporciones. Con la intención de que su resultado final goce de un amplísimo consenso, ya tiene en la agenda citas con Sánchez y Rivera.

Haciendo gala de esa serenidad a la que apela, el presidente del Gobierno volvió a insistir ayer en que no se puede actuar contra las palabras, por muy provocadoras que estas hayan sonado en el discurso de Quim Torra durante su investidura, y que es necesario aguardar a que el nuevo presidente de la Generalitat cometa alguna ilegalidad para tomar represalias. «No me ha gustado lo que he escuchado», admitió en relación con la intervención del nuevo líder autonómico, pero reafirmó que, tal y como viene sosteniendo desde el sábado, se limitará «a juzgar los hechos».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Torra quiere «restituir» el Govern de Puigdemont y pedirá a sus consejeros que repitan