Los turistas gastan más que nunca en Asturias

El presupuesto por viaje rebasa por primera vez los 400 euros. La regularización de los pisos de alquiler turístico aflora 2.000 plazas de alojamiento en un año

Un grupo de turistas en Oviedo
Un grupo de turistas en Oviedo

Los turistas gastan más que nunca en Asturias. El presupuesto por viaje y persona ha rebasado los 418 euros, una cifra impensable hace solo un año. Estas cantidades ni siquiera se alcanzaron en el 2007, el año referente para el sector, justo antes del inicio de la crisis. Los alojamientos son los más beneficiados por esta mejoría de la economía, ya que absorben la mayor parte de la tarta. Sin embargo, hay para todos. Desde la alimentación, a las compras y los regalos. Esos negocios también se benefician de ese flujo de dinero. Así lo refleja el boletín del primer cuatrimestre del año publicado por el Sistema de Información de Turística de Asturias (Sita), que es la investigación más precisa en este terreno.

Este boletín arroja también datos reveladores en la parte de la oferta. El número de camas no ha tocado techo. Sigue creciendo el número de plazas de alojamiento disponibles. En el inicio de 2018 había 2.000 más que justo un año antes. Ese incremento exponencial descansa sobre la regularización de los pisos de alquiler turísticos y de viviendas vacacionales. De hecho, el sector convencional pierde peso. Hay menos plazas en hoteles, y casas de aldea. Los cámpings, en cambio, no se han movido.

Manejan más dinero

El Sita realiza informes cuatrimestrales desde el año 2013. Hasta entonces sus boletines eran trimestrales. Así que la comparación exacta solo corresponde a los últimos cinco años. No obstante, con los ejercicios anteriores es muy pareja en el inicio del año, ya que son los meses de temporada baja, aunque incluyendo la Semana Santa. Si se echa la mirada muy atrás, se puede observar que los niveles de gasto son de absoluto récord.

Hay un indicador que no es de récord. Los expertos miden el gasto medio turístico de dos modos diferentes. El que ha escalado hasta un nuevo techo es el presupuesto global por persona y viaje. El que está al borde pero no lo ha rebasado es el dinero que cada viajero maneja cada día. En los primeros meses de 2018 fue de 89,95 euros pero en 2007 había lllegado a 90,21 euros. Aunque parezca un dato contradictorio, no lo es. El gasto diario no es el más grande de la serie histórica pero el total sí. Esto sucede porque ha aumentado la estancia media diaria. Es decir, el turista se queda más días. En concreto, 3,7 noches. 

En el primer cuatrimestre los viajeros se dejaron de media en el Principado 418,51 euros. El anterior máximo se marcó en el año 2009 y eran 370,95 euros. A continuación, aparece el ejercicio 2010, con 353,52 euros. 

Abren más negocios

¿Cuándo se saturará la oferta de alojamientos en el Principado? Esa es una pregunta que se repite prácticamente cada año, cuando se comprueba que incluso en los peores momentos se continúan inaugurando establecimientos. Parece que la incógnita tampoco se despejará en 2018. El informe del Sita refleja que el número de camas sigue creciendo. 2.000 plazas más en solo cuatro meses es un salto más que considerable. Proporcionalmente, supone un incremento del 2,3%. El dato global ya ha superado las 88.484 camas. Son números que demuestran la importancia que el sector tiene para la economía asturiana.

La aprobación en el verano de 2016 del decreto que legisla las viviendas vacacionales y los alquileres turísticos tiene gran parte de la responsabilidad. El Gobierno estableció una moratoria de tres meses para que los propietarios se adaptasen a la ley. A partir de enero de 2017, comenzaría a multar. El proceso fue más lento de lo que se esperaba en un primer momento. En los 12 primeros meses del ejercicio pasado se normalizaron 119 casas que disponían de 516 plazas. En cambio, el ritmo de los cuatro primeros meses de 2018 ha sido otro. A finales de abril, ya había 316 pisos dados de alta en el registro oficial que permiten reservar 1.410 camas. En proporción, supone una subida del 173%.

El sector hotelero, por su parte, perdió parte de su capacidad. El retroceso es muy pequeño pero los números rojos son innegables. Hay un hotel, un hotel rural y un hostal menos, seis casas rurales menos y se han cerrado dos pensiones. El potencial del Camino de Santiago se deja notar con la apertura de tres albergues más.

Diez claves para entender por qué el turismo tira de la economía asturiana

Susana D. Machargo

El informe anual del Sita revela que la apertura de negocios de calidad no cesa, aunque la ocupación sigue concentrada en el verano. La rentabilidad crece, sobre todo, en Oviedo

El turismo tira de la economía asturiana. Eso parece desprenderse del último informe del Sistema Información Turística de Asturias (Sita) que se acaba de publicar. Los datos son favorables desde todos los puntos de vista. Hay más plazas y más viajeros que se quedan más noches. Los precios crecen y la rentabilidad se dispara, más en Oviedo que en ningún otro sitio. Llegan más extranjeros. Gastan más dinero,...  El único lunar, por busca uno, es la estacionalidad. La mitad de los clientes del sector siguen llegando durante el verano. Para meses negros, ya están enero y febrero. Estas diez claves resumen cómo fue el 2016 para el mercado en el Principado y explican a qué se debe el optimismo con el que afrontan 2017.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los turistas gastan más que nunca en Asturias